Diario de un preventivo (5)

Rate this item
(0 votes)

Jueves, 07 de abril

¡Joder, qué marrón me estoy comiendo! ¡Joder, qué tarde y qué noche! ¡Joder, qué depresión de caballo que tengo! ¡La madre que me parió!

Ayer nos recibieron dos funcionarios. Los de nuestro módulo nos abandonaron en sus manos, por separado, y después de soltar las típicas gilipolleces sobre nuestra movida, se piraron de regreso al 6. A mí me pasaron a la celda 12, y a Enrique, a otra cercana.

Qué mal rollo me entró en esta puta celda. Vacía. Sin nada que hacer. Ni televisión, ni libros, ni revistas, ni canutos. Está pelada. Al cabo del rato, el gitano me gritó por la ventana que estaba morío por insultar a su pare. Le expliqué a grito pelaó que “déspota” no era precisamente un insulto, que me perdonara y que aquí no ha pasado nada. Estaba acojonado de volver a encontrármelo en el módulo. Parece que el menda se relajó. Dejo de berrear.

Me traen el desayuno. Abre un funcionario enguantado y un destino me pasa el café, el pan y la mantequilla. Me guiña el ojo, mientras mira la barrita de pan. Chapan y se piran.

Sorbo el café y parto un trozo de pan. En la miga encuentro una nota. Es de Bach. Me dice que tranquilo, que si vuelve el gitano grande depermiso antes de que nos regresen a su hijo y a mí de aislamiento, que el solucionará el problema. Que hablará con él. Que tranqui. No sabe el peso que me ha quitado de encima. Estoy acojonado. Intuyo que si me llevan al módulo y vuelve el padre, soy hombre muerto. Ahora, con la intervención que propone Bach, me tranquilizo.

Llevo toda la mañana dando vueltas en la celda, comiéndome el tarro, sin nada que hacer.

Al mediodía me bajan un par de horas al patio. Solo. Después, y una vez de vuelta en el chabolo, traen la comida. El mismo destino de la mañana. En esta ocasión encuentro un canuto y un encendedor en la bandeja. Los descubro escondidos en el arroz. La verdad, que Bach, aunque sea de manera interesada, se preocupa por su gente.

 

Last modified on Thursday, 27 September 2012 20:17
Jorge de la Hidalga

Nacido en Madrid, cursa estudios en el Colegió Alemán. Viaja a Sudamérica donde, durante once años, crea varias empresas.

Regresa en 1987 de nuevo a Madrid y funda una serie de empresas relacionadas con el comercio internacional.

En 1998 quiebran sus negocios por verse involucrado en unos negocios turbios y entra en prisión.

En la cárcel estudia la carrera de Historia y escribe varios libros.

A su salida de prisión comienza a trabajar en la Fundación Bip Bip, se vincula a proyectos sociales y culturales, además de continuar sus estudios de doctorado.

En 2008 crea la página Web www.infoprision.com, una página enfocada a la ayuda de los presos y sus familias a la cual anexa el Blog www.elcielodesdeuncubo.com, en donde cuelga historias penitenciarias reales y manuales de supervivencia en prisión.

En 2010 constituye la Fundación Maná, entidad dedicada a cubrir la brecha social con los colectivos desfavorecidos, especialmente el penitenciario, a través de la cultura y la obra social.

En este mismo año publica su primera novela Vis a Vis, finalista en un par de premios literarios.

Actualmente imparte conferencias de Literatura, Reinserción Social y Derecho Penitenciario aplicado en diversas Universidades y Ayuntamientos.

www.infoprision.com/