Jueves, 07 de abril

¡Joder, qué marrón me estoy comiendo! ¡Joder, qué tarde y qué noche! ¡Joder, qué depresión de caballo que tengo! ¡La madre que me parió!

Ayer nos recibieron dos funcionarios. Los de nuestro módulo nos abandonaron en sus manos, por separado, y después de soltar las típicas gilipolleces sobre nuestra movida, se piraron de regreso al 6. A mí me pasaron a la celda 12, y a Enrique, a otra cercana.