Martes, 05 de abril

Camino con el gallego. Todos los días transitamos a una velocidad de crucero constante. Aunque hoy se dificulta por la lluvia de meteoritos que invade el patio. Lo había visto con anterioridad, pero de lejos, sin sufrirlo en propia carne. Hoy evité ser alcanzado por unos de esos misiles tierra-aire-tierra al escuchar:

-¡Ojo, compi, pila!