La muerte de Osama y la redirección de la psicosis americana

Rate this item
(1 Vote)

Según informes proporcionados en días pasados por la Casa Blanca, Osama Bin Laden, líder de la facción terrorista Al Qaeda murió durante un ataque militar estadounidense. ¿En qué beneficia a la humanidad tal suceso? Al parecer, va a traer una gradual pacificación en la región del Medio Oriente, pues al ser cabeza de dicho grupo, éste sufrirá los efectos de su desaparición. Muchos buscarán el liderazgo de esta organización, lo que redundará en la atomización de sus contingentes, que quizá se enfrenten entre sí en la disputa por el poder supremo. En México se dice que a río revuelto, ganancia de pescadores, y en efecto, si los organismos internacionales de defensa usan bien sus recursos de investigación e inteligencia, podrán echar mano de cada uno de los líderes que eventualmente irán surgiendo, hasta anular la capacidad de acción y actuación de Al Qaeda.

Esto es en lo concerniente a la psicosis de este brazo armado, pero, ¿qué pasará con la psicosis americana? ¿Quién será el nuevo enemigo, imaginario o real, contra el que habrán de enfocar sus energías y recursos? La doctrina de shock, como le denominara Naomi Klein a las políticas de choque económico y político que usa el gobierno norteamericano para lograr el dominio de ciertas naciones que es conveniente avasallar por razones geoestratégicas, ha surtido ya efecto en el Oriente Medio, tan rico en hidrocarburos como en problemas. Sin embargo, en la región latinoamericana, dicha doctrina apenas está empezando a domar a fieras de gran tamaño, como las FARC en Colombia, o los carteles del narcotráfico en México. No son las drogas el problema, sino el control de ciertos recursos, como los hidrocarburos y el agua. ¿Será Latinoamérica el siguiente enemigo a vencer?

Ni a favor ni en contra, opino que los avances de la izquierda latinoamericana (Hugo Chávez en Venezuela, Evo Morales en Bolivia, y otros más en el contexto centro y sudamericano) han traído efectos tanto positivos como negativos para sus pueblos, pero le corresponde a ellos evaluarlos y decidir si continúan o no con dichos regímenes. Nadie, y mucho menos cualquier psicópata intervencionista, debe entrometerse en ello. En México decimos que la ropa sucia se lava en casa, y eso es lo que debe hacer cada nación. El problema es que, con el pretexto (valido o no) de las drogas, cada día interfieren más los norteamericanos en la vida política mexicana, como en su tiempo hicieron en Colombia. El tiempo mostrará que, como ahí, ello no será ni bueno ni malo, sino todo lo contrario (¿¿¿perdón???).

Siempre he pensado que los norteamericanos viven en estado permanente de alerta, peleando contra enemigos reales y con muchos otros que oportunamente se proveen para tener motivos de disputa e iniciar el negocio más lucrativo para ellos: la guerra. Drogas, petróleo, democracia, la excusa es lo de menos. Si logran poner de cabeza un país o una región, lo harán, y como en México, dirán que ellos no son culpables de la violencia que hay en este momento, como supongo que nunca lo fueron en países como Vietnam, Corea, Colombia, o el día de hoy, en el Oriente Medio, y es que como dice la ley de Murphy, donde hay un problema y existen varios culpables de éste, nadie es culpable… Aunque, como los yanquis, ellos produzcan y permitan que se vendan armas como las que están fomentando una guerra de baja pero dolorosa intensidad en México. Psicosis americana, ¿contra quién habrán de redirigirla ahora? ¿Seremos los próximos candidatos a semejante honor?

Last modified on Thursday, 27 September 2012 20:07
Emilio Velazco Gamboa

Mexicano, nacido en 1972. Cuenta con estudios de licenciatura en las áreas de Lincuïstica y Literatura Hispánicas, Ciencias Políticas y Derecho, habiéndose especializado en diversas áreas, pero de modo especial ciencias penales, seguridad, política, gobierno y administración pública.

Autor de varios libros y textos publicados en México, España, Venezuela y Colombia, profesor visitante en prestigiadas universidades mexicanas y conferencista en diversas instituciones oficiales y educativas.

Ha sido asesor de varias legislaturas del Poder Legislativo del Estado de Puebla, funcionario de diversos ayuntamientos, miembro de numerosas comisiones oficiales sobre seguridad pública, protección civil, administración, procuración e impartición de justicia en su entidad natal.

Presidente y fundador de la Cátedra Iberoamericana de Ingeniería Política A. C. desde 2005, y desde 2006 presidente de la junta de gobierno del Instituto de Ingeniería Política de dicha asociación. Desde 2011 es Presidente de Eurekka Promotora de Servicios Educativos, Culturales y Editoriales S. C., y con tal carácter, presidente de su línea editorial y director de la división "inteleKKto".