Hablemos de discapacidades

Rate this item
(0 votes)

 

Los medios de comunicación juegan un papel muy importante en el aspecto comunicativo, no dudamos de su poder, de su capacidad de influencia en el movimiento ciudadano y de educadores. Ellos se encargan de reflejar la sociedad, de ofrecer la información para que sea el público quien decida. Las personas con discapacidad son parte de esa sociedad, nuestra sociedad. Y por eso -los medios- deben reflejar a las personas en esta situación, como algo normal, sin que el término sea lo importante. No nos olvidamos de que en España hay más de 4 millones de personas con discapacidad, y si a esto le sumamos sus familiares, la cifra es de 10 millones de personas que, directa o indirectamente, están relacionadas con la discapacidad. Por tanto, es un público que incrementa nuestra cifra y que ha de ser tenido en cuenta.

El lenguaje en el tratamiento de la discapacidad ha variado, ya no tiene sentido hablar de minusválidos, porque infravalora a las personas, dando a entender su menor valía, cuando en realidad son tan válidos o más. Entonces ¿qué terminología usamos? No debiera ser este un tema de etiquetamiento, porque  no lo merece, aunque la terminología a usar es complicada ya que los términos empleados se convierten en etiquetas sociales. Sin embargo, vamos a referirnos a la forma generalizada y consensuada, tanto a nivel social como legislativo, sobre el buen uso del término. Hablamos de discapacidad y de personas con discapacidad, porque quizá sean las expresiones menos lesivas para referirse a ellos.

Palabras como minusvalía, minusválido, discapacitado, inválido, retrasado, incapaz… tienen que evitarse. También es importante que tengamos claro que las discapacidades nos son todas iguales, y es que pueden ser físicas, sensoriales, intelectuales y hasta mentales. Desde el día 1 de enero de 2007 las disposiciones normativas elaboradas por las Administraciones Públicas deben utilizar los referidos términos. La Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoció que los términos utilizados pueden, a pesar de todos los esfuerzos realizados, estigmatizar y etiquetar, por lo que tomó la decisión de abandonar totalmente el termino «minusvalía» debido a su connotación peyorativa y de utilizar en su lugar el de «discapacidad», como término genérico que incluye déficits, limitaciones en la actividad y restricciones en la participación.

Los estacionamientos

Algo que me preocupa principalmente es la falta de solidaridad que demuestran algunas personas, teóricamente ‘capaces’ pero que, cuando estacionan su vehículo en una parada reservadas para personas con movilidad reducida, demuestran su verdadera limitación mental y de comportamiento. Piénselo, póngase en su lugar, no estacione donde no debe, además son 200 euros de multa y retirada del vehículo con grúa. Piénselo.

Last modified on Monday, 24 September 2012 16:45
Juan Antonio Carreras Espallardo

Policía Local, criminólogo y periodista.

http://www.carris.es/cv/

 

Representante en España de la Academia Mexicana de Investigadores Forenses 

 

Asesor de Seguridad y Tráfico del diario La Opinión de Murcia 

 

Webmaster del área de servicios de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España 'FAPE'

 

Administrador de Criminología y criminalística.

www.carris.es