Por extraño que a usted le parezca, el botellón (botelleo le llamamos en Murcia) no está prohibido por una ley de aplicación en toda España, o sea, una norma nacional. Por lo tanto no es extraño que en algunas ciudades se pueda beber libremente en la calle y en otras seamos denunciados por hacerlo. Paradojas de la vida, que tiene de especial este país, que una misma conducta esté prohibida en un lugar y a pocos metros esté permitida. Y todo porque no se ha creado una ley nacional que ataje el problema del consumo de alcohol en la vía pública. Aunque ya lo intentó el Ministerio del Interior en febrero de 2002, dentro del Plan Nacional de Drogas, al proponer la conocida y no menos polémica ley antibotellón. Ley que no triunfó por las diversas críticas y rechazos.