La ciudad de Chicago se plantea la utilidad que tuvo realmente un programa anti-violencia llevado a cabo en otoño de 2010 por la Iniciativa de Recuperación Vecinal, o Neighborhood Recovery Initiative (NRI), un programa cuyos resultados están siendo evaluados ante la duda de su efectividad.

El programa había nacido el año 2010. Consistía, a grandes rasgos, en mantener a jóvenes problemáticos y en riesgo de exclusión social ocupados en actividades diversas con objetivos distintos. El reportaje de CNN ilustró parte del programa en un reportaje: Algunas de las actividades mostradas o explicadas eran ejercicios conjuntos de yoga; otras, pagar a los jóvenes incluidos en el programa para repartir panfletos en contra de la violencia alrededor de varias vecindades de Chicago; otras, realizar visitas a museos o instituciones culturales. Unas actividades iban encaminadas a enseñar a los jóvenes en riesgo a lidiar con el estrés, otras a trabajar y realizar tareas culturales, pero el conjunto del programa era común: alejar a los jóvenes de los ambientes criminógenos y mantenerlos ocupados.