Criminología Sexual : La huella humana (I)

Rate this item
(0 votes)

CONSIDERACIONES PREVIAS1

 

No es la prudencia lo que distingue al hombre de la bestia.
Thomas Hobbes

 

La Audiencia Provincial de Madrid condenó a 58 años de prisión a Álvaro I. G., alias Nanysex, al considerarlo autor de cinco delitos continuados de abusos sexuales y de seis delitos de corrupción de menores. Nanysex abusó sexualmente de cinco niños entre 2002 y 2004 en Murcia y en Madrid. Grababa los abusos en vídeo y luego los distribuía por Internet. Obligaba a los niños a practicarle felaciones y se masturbaba en presencia de los menores, aprovechando su trabajo de canguro. También fueron condenados José G. C. (31 años), Eduardo S.M. (14) y a Antonio O.M. (3), que acompañaban a Nanysex durante los abusos. El primero llegó a penetrar analmente a alguna de sus víctimas.

A finales de los noventa comenzaron a salir a la luz denuncias contra sacerdotes y religiosos católicos, principalmente en Estados Unidos y Australia, acusados de abusos sexuales a menores, cometidos durante la segunda mitad del siglo pasado. Un informe de la BBC, de 2004, señalaba que el 4% del clero católico de EE UU ha estado implicado en prácticas sexuales con menores (unos 4.000 sacerdotes en 50 años). Más de un centenar de miembros de la Iglesia Católica australiana han sido condenados por abusar sexualmente de un millar de víctimas.

 

Lo que deslinda el ensayo de otros géneros literarios es un rasgo propio: lo sugiere la palabra misma, la palabra ensayo proviene del latín tardío: exagium, es decir, el acto de pesar algo. Ensayar, es pesar, probar, reconocer y examinar, es un producto de largas meditaciones y reflexiones, lo esencial es su sentido de exploración, su audacia y originalidad, es el efecto de la aventura del pensamiento. Pero hay una condición esencial que todos debemos cumplir: la claridad de expresión, esta transparencia que puede dar al lector una mayor comprensión de la autenticidad del pensamiento plasmado pero, además, te exige rigor, implica la responsabilidad de exponer las propias ideas y opiniones y respaldarlas con el compromiso de la firma personal. No podré evitar hacer uso de cuatro disciplinas, las cuatro aristas de un círculo concéntrico, periodismo, derecho, ciencias políticas y criminología.

 

El por qué de este trabajo sobre la pederastia y la pedofilia, crímenes sexuales, requieren una respuesta por mi parte, todo tiene un antecedente lógico que a modo de silogismo te conduce al resultado final, en mi cabeza no dejan de retumbar, de golpearme, una y otra vez las diferencias, las imágenes a las que tuvimos acceso aquellos días de clase, ha sido el tema principal, mi sensibilidad fue tal que inicié una introspección y un rastreo por las noticias que se iban sucediendo, así redescubrí a Dutrox, el caso belga, la mancha sexual, esa huella humana que esta inoculada en la sociedad, ese oscuro objeto de deseo, pensamiento mágico, la transmutación, la posesión, el control, el angelismo, las denuncias de pederastia contra la iglesia católica, la magnanimidad. He sido criada en el seno de una familia ultracatólica, cuando era pequeña recuerdo con nitidez como mi madre se arrodillaba en el cabecero de la cama frente a una imagen pegada a la pared, no existía mas verdad que esa, era universal, no controvertida, una falacia simbólica.

Alguien muy sabio me dijo “nunca andes por el camino trazado pues él te conduce únicamente hacia donde los otros fueron”.

 

He sido osada, lo reconozco y he conjugado en todo su haber el verbo leer, el paso previo a todo proceso de investigación. El verdadero ensayista debe poseer un dominio de la materia y dosis de cultura general para desarrollar un tema artísticamente a la manera de un motivo musical que se desenvuelve a través de ricas y variadas relaciones tonales, es también una especie de divulgación y un juego brillante por el mundo de las ideas.

Una "voluntad de estilo”. José Ortega y Gasset lo definió como "La ciencia sin la prueba explícita".

 

Usaré un método multidisciplinar; método hipotético-deductivo con el apoyo auxiliar del método dialéctico-comparativo, la metodología es normativa, valora, pero también es descriptiva, expone, o comparativa, analiza, en el método hipotético-deductivo se plantea una hipótesis que se puede analizar deductiva o inductivamente y posteriormente comprobar experimentalmente que la parte teórica no pierde su sentido, por ello la teoría se relaciona posteriormente con la realidad, se combinan, así, los métodos lógicos y los empíricos, con el apoyo auxiliar para esta investigación, del método dialéctico.

La característica esencial del método dialéctico es que considera los fenómenos históricos y sociales en continuo movimiento, afirma que todos los fenómenos se rigen por las leyes de la dialéctica, es decir, que la realidad no es algo inmutable, sino que está sujeta a contradicciones y a una evolución y desarrollo perpetuo, por lo tanto, propone que todos los fenómenos sean estudiados en sus relaciones con otros y en su estado de continuo cambio, ya que nada existe como un objeto aislado, el punto material de arranque es el seguimiento hecho en prensa escrita durante este año 2011, sus casi seis meses, a las informaciones publicadas sobre criminalidad sexual.

 

Saber si la crueldad humana tiene límites, si la criminalidad sexual se perfecciona con el tiempo, si la triada criminosexual se contextualiza en estas tres instituciones; iglesia, familia, escuela, si el control policial de los contenidos webs ha aumentado, datos estadísticos, son cuestiones a verificar,

 

No existe documento de cultura que no sea también un documento de barbarie. El desarrollo orgulloso de la civilización ha avanzado, desde el inicio, de la mano de la conciencia amarga de la crueldad del poder y de la fuerza.

 

Si a este trabajo hubiera que ponerle una banda sonora esa sería “Sacrifice” de Lisa Gerrad.

 

«A menudo os referís al hombre cruel como si no fuera uno de vosotros, como un extraño y un intruso en vuestro mundo. Mas yo os digo que de igual forma que ni una sola hoja se torna amarilla sin el conocimiento silencioso de todo el árbol, tampoco el malvado puede hacer el mal sin la oculta voluntad de todos vosotros».

JALIL GIBRAN

El profeta, 1923

 

 

EL GRAN ESPECTRO DEL SEXO

 

Las modalidades sexuales menos convencionales en la antigüedad eran denominadas perversiones, abominaciones, degeneraciones, desviaciones sexuales y más recientemente parafilias donde se agrupan comportamientos como el masoquismo, el sadismo, la necrofilia y la paidofilia entre otros.

Se llama parafilia a todo estado en el que la excitación sexual y la gratificación del individuo están supeditadas por entero a la fantasía recurrente de una experiencia sexual insólita que se convierte en el foco principal de la conducta sexual.

La parafilia puede girar en torno a un objeto sexual concreto, por ejemplo los niños, los animales o la ropa interior; o a un acto sexual determinado, por ejemplo infligir dolor o realizar llamadas telefónicas obscenas.

Por más que algunas parafilias parezcan tan ajenas que cueste comprender cómo pueden excitar a un ser humano, muchas parejas que desean imprimir un poco de variedad a sus técnicas sexuales habituales a menudo recurren a los actos parafílicos en versiones suavizadas o moderadas. Por ejemplo, hay personas a las que les excita cierto tipo de lenguaje obsceno y grosero, otras desean que se les muerda o arañe durante el acto sexual y, algunos individuos, se excitan viendo desnudarse a su compañero o a su compañera. Cada uno de estos actos inocuos, magnificados hasta el punto de la dependencia psicológica, podría transformarse en una parafilia.

La parafilia se distingue de la experimentación sexual esporádica del mismo modo que la dependencia al alcohol se diferencia del consumo ocasional del mismo: para gozar un rato de exaltación mental. La persona que sufre una parafilia real, se ve asaltada continuamente por la idea de alcanzar la satisfacción sexual hasta el extremo de verse seriamente distraída de otras responsabilidades.

Es importante tener en mente que las manifestaciones de la diversidad sexual pueden presentarse tanto a nivel no erótico como a nivel erótico, y que tan exhibicionista es una persona que se abre el abrigo en la puerta de una escuela, como un actor, una actriz o un conductor de programas de T.V.; una persona fisgoneando en las ventanas con sus binoculares puede ser tan voyeurista como un psicoanalista; un coleccionista de juguetes sexuales puede presentar el mismo grado de fetichismo que una mujer sofisticada y elegante, el sadismo puede estar presente tanto en un verdugo como en un dictador sudamericano, así como el masoquismo en un esclavo como en una esposa sumisa, la paidofilia en un violador de niños como en un maestro con ética, la gerontofilia en un asaltador de asilos como en un buen hijo, etc.

Todas las manifestaciones tienen niveles, desde el jugar con tu mascota (zoofilia a nivel no sexual), hasta el tener que vivir una manifestación como exclusiva para sentir placer, llegan a ser dañinas cuando se lastima a terceras personas que no están conscientes de lo que están haciendo o de las consecuencias que sus actos implican, cuando se daña a uno mismo ya sea por dejar de lado situaciones normales de la vida, o por cometer actos ilícitos por encontrar satisfacción sexual. Todas las manifestaciones pueden ser vividas de distintas maneras para no hacer daño a terceros o a uno mismo, por ejemplo cuando hay paidofilia pedirle a su pareja que se disfrace de niña o niño, y de esta manera desarrollar la fantasía sin lastimar.

 

Los tipos

Polirrelación Es el gusto de relacionarse con varias personas en forma simultánea.
Intercambio de pareja Es el gusto o la atracción por intercambiar a la pareja propia con otra.
Fetichismo Es el gusto de obtener y poseer objetos o pertenencias de determinada(as) persona(s) como una substitución del objeto sexual, o bien, el gusto por una parte específica de su anatomía.
Transvestismo Es el gusto de utilizar prendas, manerismos, expresiones, accesorios, adornos, lenguaje e incluso comportamientos característicos del sexo complementario en la cultura y época de la propia persona.
Rinofilia Es el gusto por los olores, expresión que se ha explotado enormemente por la industria de los cosméticos y la perfumería, en detrimento en muchas ocasiones de la percepción de los olores más sutiles y naturales.
Paidofilia Es el gusto o atracción por personas de menor edad que la propia, tomándose como referencia una diferencia de edades de por lo menos una generación (15 años).
Gerontofilia Es la atracción por personas de más edad que la propia, tomándose como referencia la diferencia de edades de por lo menos una generación (15 años).
Necrofilia Consiste en el gusto o atracción por lo carente de vida, por la muerte en sí o por todo lo relacionado con ella.
Sadismo Término inspirado en el célebre escritor francés Donatien Alphonse Francois, Marqués de Sade (1740-1814), quien se dedicó a escribir narraciones en donde el propinar dolor era la norma; y se define como el gusto de causar dolor físico, de someter, de vejar o de hacer que otros dependan de uno.
Masoquismo Es el gusto o la atracción por el dolor fisco propio, por la sumisión, por la vejación o incluso por la dependencia notoria hacia otra persona. El término fue acuñado con relación al escritor austriaco Sacher Masoch (1836-1895) autor de la novela “La Venus en pieles”, que narraba las experiencias eróticas de sus personajes en la forma que hoy se le denominaría “masoquistas”.
Urofilia u ondinismo Es el gusto o placer por la orina, por el acto de orinar o por observar su realización.
Coprofilia Es el gusto o placer por las heces, por el acto de defecar o por observar su realización, y tanto las expresiones a nivel no erótico como erótico coinciden con las características descritas para la urofilia.
Acrotomofilia o apotemnofilia Es el gusto o placer de relacionarse con personas con miembros amputados (manos, piernas, dedos etc.), con personas discapacitadas o con algún defecto físico notorio.
Clismafilia o klismafilia Consiste en la excitación sexual obtenida preferencial o exclusivamente mediante el uso de enemas (lavados rectales).

 

Algunas variantes de las parafilia

Ecouter El que goza escuchando los ruidos que emite su pareja durante las relaciones sexuales.
Picacismo Gusto por oler o degustar las excreciones humanas como el esperma, los fluidos vaginales, la sangre menstrual, el sudor, las lágrimas, etc.
Angelismo Es el gozo sexual por prescindir de las relaciones sexuales.
Amazonismo Mujer que goza adquiriendo un rol masculino.
Metatropismo Se refiere a la pasión masculina o femenina por invertir sus roles sexuales.
Androfilia Es la pasión de un joven homosexual por los hombres maduros.
Narcisismo Gusto sexual por uno mismo
Bovarismo Excitación sexual por ensoñaciones fantásticas.
Civestismo Pasión de usar ropas pertenecientes a una persona mayor o menor.
Cleptolagnia Excitación sexual al robar algo de otra persona.
Mastolagnia Pasión por los pechos femeninos.
Parcialismo Pasión exclusiva por una zona corporal como las piernas, los pies, las manos, los ojos, etc.
Pirolagnia Placer sexual obtenido por la provocación de incendios.
Zoomímica Placer por imitar a los animales.
Pseudolismo Placer sexual al contar las fantasías propias.

 

 

1 Este trabajo fue presentado en la asignatura CRIMINOLOGIA II del cuarto curso de la licenciatura en CRIMINOLOGIA de la Universidad Camilo José Cela obteniendo la calificación de matrícula de honor siendo profesora la Sra. Dña. Beatriz de Vicente Castro.

Last modified on Friday, 21 September 2012 11:15
Margharita Rosa Robayna Perera

De fuertes convicciones y principios, tenaz y audaz, valiente,  licenciada en derecho, ciencias de la información, ciencias políticas, criminología, Master en Diplomacia y Relaciones Internacionales, preparo mi doctorado sobre la paz y la seguridad internacional; gestión de conflictos, trabajo aplicando leyes. Nos volvemos justos realizando actos de justicia; templados, realizando actos de templanza; valientes, realizando actos de valentía. El destino no reina sin la complicidad secreta del instinto y de la voluntad.