Iluminando el crimen: cuatro notas sobre "Luces y sombras en criminología"

April 06, 2015 5214
Rate this item
(0 votes)

De pequeño me llamaba mucho la atención una rudimentaria técnica que se utilizaba en algunas casas de pueblo para ahuyentar a posibles ladrones durante la ausencia de los dueños. La técnica era muy simple: antes de salir de casa, el propietario de la casa dejaba siempre una luz encendida al azar, pero siempre correspondiente a una zona que fuera visible desde la fachada. En la mayoría de ocasiones, ello se acompañaba además dejando la persiana de la misma habitación abierta, dando a entender que seguía habiendo alguien en la casa.

El mensaje que se le daba al ladrón era doble: en primer lugar, dando a entender que estaba presente en la casa. En segundo lugar, que si el ladrón se arriesgaba a entrar, la luz podía dejarle al descubierto desde el exterior. Y lo más importante: para el dueño de la casa la iluminación era una buena forma de amedrentar al ladrón. Esta es solo una pequeña muestra de que dentro del imaginario colectivo, la iluminación parece impactar sobre la percepción de seguridad de las personas.

Pero ¿Hasta qué punto es cierto que la iluminación es capaz de prevenir o reducir la criminalidad? Esa es la respuesta que nos intenta dar Carlota Barrios Vallejo en su ópera prima “Luces y sombras en Criminología: Un libro sobre iluminación y criminalidad”. Probablemente sean ya pocos los que no han leído alguno de los artículos que viene publicando Carlota, ya sea en su blog, en Criminología y Justicia o en otros medios. Y los que lo hayan hecho ya habrán intuido que se trata de una persona a la que le encanta escribir, algo que se desprende por su habilidad para explicar de manera clara conceptos complejos. Sin embargo, para el libro puede decirse que se ha desmarcado parcialmente de lo que nos tiene acostumbrados, apostando por abordar un tema tan específico como la relación criminalidad-iluminación.

Se trataba de un reto complejo. Conseguir exponer con el mayor rigor posible qué nos dice la ciencia al respecto, que implicaba un trabajo de revisión de todas las investigaciones hechas hasta ahora, era una labor cuanto menos densa que corría el riesgo de convertirse en una publicación infumable, de las que apetece poco o nada leer.

Pero a pesar de esa dificultad a priori, el que lea el libro se dará cuenta de varias cosas.

En primer lugar, que a pesar de la densidad del tema, Carlota no deja de lado su esfuerzo por explicar de forma lo más clara y ordenada posible el tema que aborda. Ello sirve para que el que se adentre en el libro no sienta que le pesan los párpados, y sobre todo, al no existir una extensión innecesaria de páginas, a quedarse fácilmente con todas las claves del estado actual de las investigaciones en torno a la relación iluminación-crimen.  

En segundo lugar, que más que un libro, se puede considerar una guía indispensable para cualquiera que quiera tener una primera aproximación sobre el tema, así como para aquellos organismos que deseen intervenir sobre la criminalidad desde el punto de vista ambiental a través de la adecuada gestión de los espacios.

Volviendo al ejemplo del principio, cualquiera podrá observar que esa rudimentaria medida preventiva de poco sirve por sí sola. El ladrón podrá identificar fácilmente cuándo se encuentra fuera de casa el dueño a través de la simple identificación de unos patrones comunes a lo largo de varios días. Ello nos indica dos aspectos fundamentales en los que incide Carlota a lo largo del libro. El primero, que cualquier medida de prevención situacional consistente en modificar la iluminación de una zona deberá ir siempre acompañada de otras medidas de apoyo. El segundo, que una aplicación indiscriminada de la iluminación de una población determinada no necesariamente favorecerá la reducción de la criminalidad. La intervención deberá ser siempre estratégica, ya que de lo contrario puede provocar incluso efectos contraproducentes.

En definitiva, se trata de una obra que que se presentan con un clarísimo objetivo didáctico. Y por el precedente que sienta en este campo, no me cabe duda que si tengo que preguntarle a alguien sobre este tema la destinataría de mis cuestiones va a ser de ahora en adelante Carlota Barrios.


FICHA TÉCNICA

Luces y sombras en Criminología: Un libro sobre iluminación y criminalidad

Carlota Barrios Vallejo

Criminología y Justicia Editorial

148 Páginas

Comprar en papel

Comprar en digital

Jose Servera

Analista de entornos laborales. Director del Grupo Criminología y Justicia.

Mi experiencia profesional: Desde la finalización de mis estudios universitarios en 2009, mi experiencia profesional se ha basado fundamentalmente en la creación de proyectos personales, algo que se gestó por necesidad pero que se ha convertido en una adicción. Así, el primer proyecto fue Criminología y Justicia, la primera revista digital con contenido criminológico-jurídico en español. Tras esa primera experiencia enriquecedora han surgido entonces diferentes proyectos todos ellos enfocados al ámbito de la difusión de contenidos criminológicos dando lugar desde entonces a Criminología y Justicia MéxicoCriminólogos.euJobooksCrimibooks y ahora Anomics. En 2013 la Sociedad Mexicana de Criminología Capítulo Nuevo León me invitó a participar por primera vez en un congreso en México. A partir de ahí, he impartido charlas como “Emprendimiento Criminológico",“¿Tengo futuro como criminólogo?" y “Problemas y oportunidades de la aceleración tecnológica en criminología". También ha participado en diferentes jornadas de criminología en España, todas ellas relacionadas con la inserción laboral del criminólogo. Compagino además la creación y gestión de proyectos trabajando como tutor de grado de criminología en la Universitat Oberta de Catalunya. La primavera de 2014 publiqué mi primera obra, “Emprender en criminología", que llegó a situarse en el top 100 de ventas de Amazon y que puedes descargar gratuitamente en antitrabajo.com.

antitrabajo.com