Igualdad, punto y seguido

June 28, 2015 5619
Rate this item
(0 votes)

24 de Junio. Una de las 52 capitales de provincia del territorio español se manifiesta en pro de los derechos, la igualdad y el reconocimiento tanto social como legal de las diversas orientaciones sexuales e identidades de género existentes. Dos chicas salen de dicha manifestación, bandera al cuello, cuando un tercero se les acerca amenazándoles. “No os pego porque sois chicas, pero la próxima vez que vea esa bandera en esta ciudad, os lleváis una paliza”. Una doble agresión. Ataque machista a la vez que homófobo. Doble vulneración a los Derechos Humanos.

Hoy, 28 de Junio, se celebra a lo largo del mundo el día del Orgullo Gay, una reivindicación muy atacada desde diversos bandos pero que pocas personas conocen de verdad.

Todo comenzó en el 1969, en un pub de Nueva York llamado Stonewall Inn. Para ponernos en contexto. Durante las décadas de los 50 y los 60 el FBI y los diferentes departamentos de policía de los Estados Unidos elaboraron numerosas listas de homosexuales conocidos, adjuntando a ellas datos tales como sus amistades. Muchos bares frecuentados por homosexuales fueron cerrados a la vez que sus clientes arrestados. En 1952 la Asociación Americana de Psiquiatría (APA) incluyó la homosexualidad en el Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales (DSM), encasillándolo en los Trastornos Sociopáticos de la Personalidad, en el cual permaneció hasta 1973. Durante aquella época miles de homosexuales, bisexuales, personas transexuales, transgénero y demás miembros del colectivo LGTB fueron encarcelados, ingresados en hospitales psiquiátricos y públicamente humillados, entre otros. Los Estados Unidos se encontraban en una época muy hostil, social y legalmente hablando, para las personas que pertenecían al colectivo LGTB, pero en la última mitad de la década de los 60, junto al movimiento hippie, el movimiento afroamericano por los derechos civiles y las manifestaciones contra la guerra de Vietnam, afloró el movimiento a favor de los derechos de las personas LGTB (Armstrong y Crage, 2006).

El día 28 de junio de dicho año tuvo lugar una de las muchas redadas policiales que se hacían en la época en bares en que se sospechaba que se permitía el acceso a persona no heterosexuales en este pub situado en el barrio de Greenwich Village, un bar frecuentado por homosexuales, transexuales y Drag Queens, entre otros (Armstrong y Crage, 2006).

Durante éstas redadas, que se realizaban de media una vez al mes, se arrestaba a todo aquel que no llevaba consigo un documento de identificación o que vestía con ropa socialmente atribuida al género contrario, además de a los empeados y propietarios de los bares. Como curiosidad, las mujeres transgénero eran obligadas a llevar un mínimo de tres prendas masculinas si no querían ser arrestada. (Jackson, 2008)

Pero esta redada fue diferente. Según informó el diario The New York times del día siguiente, todo comenzó alrededor de la 1 y media de la madrugada, cuando cuatro policías de civil y dos de uniforme pertenecientes al llamado  Escuadrón de Moral Pública entraron a gritos en el bar mientras llamaban a refuerzos. Bloquearon las salidas e hicieron formar fila y mostrar identificaciones a las cerca de 200 personas que había en el bar. Pero aquella noche las transgénero se negaron a mostrar su sexo biológico, y los demás a enseñar sus identificaciones.

A la mayoría se los llevaron a la comisaría, los que dejaron ir se quedaron en las puertas del pub. Al cabo de los minutos empezó a amotinarse más y más curiosos en las mismas puertas. Se comenzaron a escuchar gritos de “¡poder gay”” y cánticos al ritmo de “We Shall Overcome” (link: https://www.youtube.com/watch?v=QhnPVP23rzo), canción góspel popularizada por Pete Seege que hacía las veces de himno de las revueltas por los Derechos Civiles de las personas afroamericanas. Comenzaron los golpes. La gente comenzó a tirar cosas contra el coche patrulla. Los murmullos contaban que los clientes que quedaban dentro estaban siendo maltratados. Se armó el caos (Armstrong y Crage, 2006).

En cuestión de días la tensión entre la policía de la ciudad y los residentes LGTB del barrio en que se encontraba el bar aumentó hasta el punto de crearse organizaciones activistas y periódicos en pro de los derechos LGTB. Un año después, el 28 de junio de 1970 tuvieron lugar las primeras manifestaciones del Orgullo Gay en Los Ángeles y Nueva York (Stein, 2004).

Pero, ¿por qué existe actualmente un día del Orgullo Gay y no, por ejemplo, un día del Orgullo Heterosexual? La respuesta, igual que la pregunta, es equiparable a ¿por qué existe día de la mujer trabajadora y no del hombre trabajador?

Las relaciones tanto sexuales como afectivas entre personas del mismo género están penadas en 76 estados, 7 de los cuales prevén pena de muerte para ello. Estas leyes no son igualitarias, pues muchos de estos estados despenalizan la conducta cuando se trata de relaciones entre mujeres. Hablando de prohibiciones, 70 países prohíben abiertamente la entrada de personas cuya orientación sexual sea diferente a la heterosexualidad en sus fuerzas armadas. Eso teniendo en cuenta que la mayoría de datos sobre las fuerzas armadas de los países en los cuales la divergencia de orientaciones sexuales está penada son desconocidos, por lo que la cifra podría aumentar a 97 estados.

Asimismo, el matrimonio igualitario tan solo está aprobado en 20 países, los últimos de los cuales han sido Irlanda en mayo de 2015 y la totalidad de los estados de Estados Unidos, hace tan solo 2 días, el 26 de Junio del mismo año, mientras que tan solo puedes adoptar en 30 países si perteneces al colectivo LGTB.

Todo esto sin olvidar la última de la Unión Europea, región en la que se encuentran la mayor parte de los países con el matrimonio igualitario reconocido y en la que formar parte del colectivo LGTB es legal en todos los estados. Seguro que todos recordáis la Sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea en la cual se consideró que los estados miembros podrían excluir a los homosexuales de sus listas de donantes “si lo justifica la situación sanitaria en su país” y que "para ello es preciso demostrar que estas personas están expuestas a un riesgo elevado de contraer enfermedades infecciosas graves, como el VIH". Ello se sustenta en el hecho de que los homosexuales llevan a cabo “conductas sexuales de alto riesgo” mientras que los heterosexuales no. Porque lo de realizar análisis de sangre a los donantes, independientemente de su orientación sexual, para ver si tienen algunas de estas enfermedades infecciosas de transmisión sexual es demasiado trabajo, es mucho mejor vulnerar los Derechos Fundamentales de todo un colectivo excluyéndolo por razón de gustos. Además, por todos es bien sabido que el VIH y la sífilis te preguntan por tu orientación sexual antes de instalarse en tu cuerpo.

Pero no nos vayamos tan lejos, salgamos de la penología comparada, volvamos a nuestro país. No estamos en la época de los disturbios de Stonewall. Ni si quiera es comparable. En España, la diversidad de orientaciones sexuales es legal desde 1979, además de tener firmada la Declaración de la ONU sobre orientación sexual e identidad de género de 2008. El matrimonio igualitario se aprobó en 2005, siendo el tercer país en aprobarlo, mientras que la unión civil entre personas del mismo género se legalizó en 1995. En cuanto a las leyes sobre identidad e igualdad de género, en nuestro país los transexuales pueden cambiar de sexo tanto biológica como legalmente gracias a la Ley Orgánica 3/2007, de 15 de marzo de Identidad de Género. De igual forma, en España no se le veta a ninguna tipología familiar ni la adopción ni la entrada de sus miembros a los cuerpos de seguridad del estado ni a las fuerzas armadas. Aun y así, según datos del ministerio del interior, en 2013 se registraron en España un total de 452 delitos cometidos a causa de la orientación y/o identidad sexual de la víctima, tratándose 282 de ellos de delitos contra integridad sexual. Aun y cuando a estos datos les falta tanto la inmensa cifra negra que asola este tipo de hechos, ya sea por falta de denuncia o por falta de recogida del motivo de la agresión, éstas cifras siguen resultando alarmantes para el país que en ese mismo año se coronó como el más tolerante para con la diversidad sexual y de género del mundo, según un estudio de Pew Research Company (Horowitz, Simmons, Poushter, Ponce, Barker, y Devlin, 2013).

Pero la LGTBfobia no tan solo se traduce en agresiones, amenazas y demás delitos de odio contra integrantes del colectivo. ¿Recordáis aquel anuncio de la Coca-Cola tan emotivo que se emitió por primera vez el 6 de abril de éste año? En él salía una madre que “era muy mayor para ser madre”, una niña asiática adoptada, una familia en la cual la principal sustentadora económica era ella  y otra homoparental. El anuncio daba fin con los hijos de todas esas familias diciendo que no elegirían otra familia. Pues bien, HazteOír, plataforma que agrupa a unos 3000 usuarios y promueve la defensa de la vida, la familia y la libertad religiosa, todos ellos fines más que admirables, lanzó una campaña para la retirada de dicho anuncio, pues según la plataforma “tener una madre y un padre es un componente esencial de la felicidad de un niño”, calificando el anuncio de “comunicación antifamilia” y acusando a la marca Coca-Cola se sumarse “a los experimentos de ingeniería social, alterando la fórmula de la familia para seguir los dogmas de lo políticamente correcto”.

Desviándonos hacia lo más cotidiano, hace tan solo unos meses una pareja de 18 años fue expulsada de un bar de Granada por darse la mano. Según una entrevista que el camarero dio a la plataforma RAGAP España, éste dijo que tan solo les llamó la atención  “porque se estaban agarrando de la mano y había niños delante”, aunque tampoco supo decir qué tenía de malo que unos niños vieran a dos chicos cogidos de la mano. Pero este no es un caso aislado. A finales del año pasado, pasó algo muy parecido en una hamburguesería de Madrid. En 2009 un señor echó de su bar a dos chicas a gritos de “Tú no tienes ningún derecho, p***, lo que pasa es que no has conocido una buena p****". Eso sí, en el juicio se disculpó y les pidió que volviesen a su bar y se comportasen “como personas, que es lo que sois, personas”. Y hasta en la mismísima Feria de Abril de Sevilla han invitado “amablemente” a abandonar el lugar a parejas formadas por personas del mismo sexo.

¿Cuántos países tipifican en sus códigos penales la heterosexualidad? ¿Cuántos prohíben la entrada de heterosexuales a sus fuerzas armadas? ¿Cuántos prohíben el matrimonio o la adopción entre heterosexuales? ¿Cuántos besos entre personas de distinto sexo se han censurado en la televisión? ¿Cuántas terapias y libros existen en el mundo para “curar” la heterosexualidad? ¿A cuántas parejas heterosexuales han echado de establecimientos públicos por darse la mano o besarse? ¿Cuántos de vosotros seguís opinando que hoy día ya no es necesaria la reivindicación de los derechos del colectivo LGTB o que es necesario un día del Orgullo Heterosexual?

Para acabar, quiero reproducir unas palabras que June Fernández escribió hace menos de tres meses en El Diario, palabras que creo que resumen de forma bastante acertada el mensaje que espero haber transmitido: “cuando la niña del autobús no sea corregida si dice su novia es Leire, cuando haya protagonistas de Disney que se enamoran de personajes de su mismo sexo, cuando el bullying escolar homolesbotránsfobo sea excepción y no norma, cuando las familias dejen de intentarnos convencer de que lo que nos pasa es una fase, cuando una actriz no tenga que salir del armario porque simplemente va con su novia a la alfombra roja con total normalidad, cuando no nos entren sudores fríos al decir el nombre de nuestra pareja a alguien que acabamos de conocer, cuando no nos dé miedo que nuestro jefe o nuestra casera "se entere", cuando nos podamos morrear tranquilamente en la calle sin que una señora diga "qué vergüenza" y un señor nos diga que qué sexy, que si queremos un trío... Cuando todas esas cosas dejen de pasar, igual podemos pensar que la homolesbotransfobia es cosa de tres o cuatro intolerantes”.

 

Bibliografía

Armstrong, E. y Crage, S. (2006). Movements and Memory: The Making of the Stonewall Myth. American Sociological Review, 71 (5) p. 724–752.

Carranco, R (Abril 2009). El hombre que echó a dos lesbianas de su sidrería les pide perdón. El País. Consultado online el 26 de junio de 2015 en: http://elpais.com/diario/2009/04/18/madrid/1240053860_850215.html

El Mundo (Diciembre 2014). Echan de una hamburguesería a dos homosexuales por besarse. Consultado online el 26 de junio de 2015 en: http://www.elmundo.es/madrid/2014/12/01/547cdab0e2704efc2d8b4570.html

Fernández, J. (Abril 2015). La homofobia no es increíble. Consultado online el 26 de junio de 2015 en: http://www.eldiario.es/pikara/homofobia-increible_6_382921730.html

HazteOír.org (Mayo 2014). Coca-Cola te cambia la familia, cambia tú de refresco. Consultado online el 26 de junio de 2015 en: http://www.hazteoir.org/alerta/64954-si-coca-cola-te-cambia-familia-cambia-tu-refresco

Horowitz, J. M., Simmons, K., Poushter, J., Ponce, A., Barker, C., y Devlin, K. (2013). The Global Divide on Homosexuality. Pew Global Attitudes Project, 1-26. Consultado online el 24 de junio de 2015 en: http://www.pewglobal.org/files/2014/05/Pew-Global-Attitudes-Homosexuality-Report-REVISED-MAY-27-2014.pdf

Jackson, J. (2008). Before Stonewall: Remembering that, before the riots, there was a Sip-In. The Village Voice.

Ministerio del Interior. Gobierno de España (2013). Informe sobre la evolución de los delitos de odio en España. Consultado online el 24 de junio de 2015 en: http://www.interior.gob.es/documents/10180/1207668/Informe+sobre+los+delitos+de+odio+en+Espa%C3%B1a+2013.pdf/7eeb7e62-9117-47ab-bca0-bf3ed107d006

Munárriz, A (Abril 2011). Expulsados dos gays de una caseta por bailar sevillanas juntos. Público España. Consultado online el 26 de junio de 2015 en: http://www.publico.es/espana/expulsados-gays-caseta-bailar-sevillanas.html

Nocolosi, J (1993) Sanar la homosexualidad: terapia reparativa. Consultado online el 26 de junio de 2015 en: http://es.catholic.net/op/articulos/20221/sanar-la-homosexualidad-terapia-reparativa.html

RAGAP España (Enero 2015). Expulsan a una pareja gay de una cafetería de Granada “por agarrarse de la mano. Consultado online el 26 de junio de 2015 en: http://www.ragap.es/actualidad/espana/expulsan-a-una-pareja-gay-de-una-cafeteria-de-granada-por-agarrarse-de-la-mano/941936

Stein, M (ed.) (2004) Pride Marches and Parades, in Encyclopedia of Lesbian, Gay, Bisexual, and Transgender History in America. Charles Scribner's Sons.

The New York Times (Junio 1969). Policemen Hurt in 'Village' Raid: Melee Near Sheridan Square Follows Action at Bar. The New York Times (Junio 1969) p. 33.

Tribunal de Justicia de la Unión Europea (Abril 2015). Comunicado de prensa nº 46/15 sobre la sentencia en el asunto C-528/13. Luxemburgo. Consultado online el 27 de junio de 2015 en: http://curia.europa.eu/jcms/upload/docs/application/pdf/2015-04/cp150046es.pdf