Estafas piramidales: Apuntes criminológicos para identificarlas y prevenirlas

September 30, 2015 10760
Rate this item
(1 Vote)

La mentira y el engaño son conductas tan antiguas como el propio ser humano. Una de las formas más comunes de engaño es la de utilizarlo para obtener un beneficio propio, generalmente de carácter económico. De ahí nació el delito de estafa, en el que se contemplan aquellas conductas por las cuales una persona, con el objetivo de obtener un determinado beneficio, induce a error a otro mediante engaño predisponiéndolo a que actúe en perjuicio ajeno o propio.

 Para el infractor, la comisión de este tipo de delito posee una serie de ventajas con respecto a otros delitos económicos: mayor facilidad para la perpetración, posibilidad de impunidad, y mayor eficacia. Es por ello que ha aumentado el protagonismo de este tipo de delito en los últimos años, no sólo como un acto individual, sino también y más acusadamente como una práctica empresarial. Como consecuencia de esto último, la Ley Orgánica 5/2010, de 22 de junio, que modificó el Código Penal, introdujo el artículo 251 bis, donde se regulaba la responsabilidad penal de la persona jurídica para este tipo de delito.

Una de las modalidades de estafa más alarmantes es la producida por aquellos negocios que tienen una estructura de carácter piramidal, también conocida como esquema Ponzi. En 1920, Carlo Ponzi fue sentenciado a prisión como responsable de una estafa piramidal que había defraudado a inversores por valor de 15 millones de dólares que, aplicando la inflación actual del dólar, se corresponderían con 159 millones de dólares. Otra famosa pirámide fue la desarrollada por Bernard Madoff, presidente de una firma de inversión de Wall Street que colapsó en 2008, costándoles a los inversores la cantidad de 50 billones de dólares (Cantoni, 2009).

Hoy en día casi nadie se fiaría de un negocio que se autodefiniera como “piramidal”. En consecuencia, ninguno lo hace, lo que no significa que no existan. Por el contrario, estos han desarrollado técnicas de marketing y complejas estructuras organizativas con las cuales han alzado un gran muro tras el que escudan sus verdaderas intenciones: el beneficio económico a costa de la ingenuidad y la ilusión de otros.

En este artículo repasaremos qué es un negocio con estructura piramidal, para aportar luego la información que realmente interesa: cómo se identifican y por qué hay que evitarlos.

 

¿Qué es un negocio con estructura piramidal?

El esquema piramidal es una estafa de inversión fraudulenta que consiste en que una organización paga altos rendimientos a los inversionistas con su propio dinero o con el dinero de inversionistas posteriores, sin que se produzcan beneficios por ninguna otra actividad. El funcionamiento es el siguiente: los promotores de la empresa ofrecen una rentabilidad muy alta por invertir en ella, rentabilidad muy por encima del mercado normal. Sin embargo, en lugar de utilizar el dinero para lo que se decía (por ejemplo, el mantenimiento para un depósito de sellos, como el caso de Fórum Filatélico) lo aportado por los nuevos inversores se utiliza para pagar el “interés mensual” de los inversionistas anteriores. Estos inversionistas, que ven cumplidas sus expectativas, dan buena publicidad sobre la empresa y captan a su vez nuevas personas que invierten con la esperanza de lograr los mismos resultados. Este sistema sólo puede mantenerse con la entrada constante de nuevos inversores. En la mayoría de las estafas piramidales, además, los inversores sólo empiezan a obtener beneficios cuando han captado, al menos, a un nuevo inversor. Cuando el esquema se derrumba, los inversores pierden su dinero. Y, ¿por qué tiene que derrumbarse el esquema? Muy sencillo: si todos los inversores que entran nuevos tienen a su vez que captar nuevos inversores, en poco tiempo serían necesarios absolutamente todos los ciudadanos del mundo. Este caso, evidentemente, no se da, por lo que la estafa piramidal cae cuando el número de clientes nuevos es menor que el de antiguos. Llegado este momento, sólo los situados en la cúspide de la pirámide habrán obtenido rentabilidad por su inversión, mientras que los niveles inferiores lo habrán perdido todo. Una estafa piramidal puede mantenerse durante años, o durar solo unos meses. Todo dependerá de su estructura interna y de cómo maquillen su actividad frente a las instituciones de control formal.

El modelo de estafa piramidal más común es el de la bola 8 o juego del avión. Consiste en que una persona debe reclutar a otras dos y, a su vez, estas tienen que reclutar a otras dos, y así sucesivamente. El objetivo es conseguir estar en la cima de una pirámide de 8 personas de la manera en la que podemos observar en la Figura 1.

Figura 1. El juego del avión.

En este esquema hay un total de 15 personas en cuatro niveles (1 + 2 + 4 + 8). La persona en la copa sería el “capitán”, los dos de abajo serían los “co-pilotos”, los siguientes cuatro la “tripulación” y los ocho de la base serían los “pasajeros”. Este esquema se puede reproducir infinitamente. Al darse esta estructura, los beneficios van a parar a los niveles altos, mientras que los más bajos sólo registrarán pérdidas. Consideremos el siguiente caso: una pirámide tiene 1, 2, 4, 8, 18, 32 y 64 miembros. Si el esquema colapsa entonces, los únicos que consiguen ganancias son los niveles que están formados por 1, 2, 4 y 8 personas. El resto, (16 + 32 + 64), lo pierden todo. En otras palabras, de 127 miembros, 112 pierden, lo que supone el 88% del total (Peña, 2009).

Figura 2. Ejemplo.

Cuanto se da esta situación, la empresa elimina rápidamente todo rastro de su existencia, lo que impide a esas 112 personas el reclamo de su inversión.

 

¿Cómo podemos identificarlas? Diferencias entre estafa piramidal y marketing multinivel

Existe una diferencia entre las estafas piramidales y lo que se conoce como marketing multinivel o marketing en red. Pero más importante aún que conocer sus diferencias, es saber identificar cuándo un negocio que se autodenomina como marketing multinivel lo es realmente o cuándo enmascara una pirámide. Para ello, primero veamos qué características diferencian una pirámide de un negocio con estrategia de marketing multinivel:

 

ESTAFA PIRAMIDAL

MARKETING MULTINIVEL

No existe producto real. Esta es la principal diferencia con el marketing multinivel.

Sí existe producto/servicio real. En este caso, el objetivo principal de la empresa es distribuir su producto.

Los beneficios provienen del dinero aportado por los nuevos inversores.

Los beneficios provienen de la plusvalía por la venta del producto que comercializa la empresa, más una parte de las compras de los miembros de tu red de distribuidores.

Cuota de ingreso elevada. Sin productos.

Pequeña cuota de ingreso. El resto de lo aportado corresponde a los productos disponibles para el cliente en pocos días.

“Hágase rico en poco tiempo”

Enriquecimiento a muy largo plazo basado en residuales

Cuadro 1. Diferencias entre estafa piramidal y marketing multinivel

Algunos ejemplos conocidos de marketing multinivel en España son Herbalife (productos nutricionales), Organo Gold (café saludable) o Avon (cosmética).

Sin embargo, la línea que los separa en la práctica es mucho más fina que en la teoría. A menudo ambos tipos de negocios utilizan los mismos eslóganes y las mismas estrategias para captar nuevos clientes. Así, por ejemplo, consignas como “eres tu propio jefe”, “el negocio tradicional ya no tiene sentido”, “todo el mundo habla de…”, “es la nueva forma de hacer negocio” o “salario mínimo mensual” son apropiadas y utilizadas por ambos tipos de negocios. A esto se une una fuerte campaña de marketing destinada a remover las emociones de los inversores presentes y futuros mediante charlas y macro-conferencias –sobre todo, la euforia y el optimismo- para, además de dar una apariencia de éxito, hacer que los inversores no deseen preguntarse si lo que están haciendo realmente les beneficia. En un contexto fuertemente marcado por la crisis económica, con una tasa de paro que –salvo algunas excepciones- no ha dejado de subir desde 2008, es comprensible que los negocios que realicen estas promesas se conviertan en una opción cada vez más atractiva. Así, la idea del marketing en red unida a una economía globalizada e informatizada ha servido como caldo de cultivo ideal para que surjan nuevas empresas con un esquema piramidal que esconden sus verdaderas intenciones bajo servicios o productos ficticios. Es el caso de las empresas que ofrecen ganancias a cambio de insertar publicidad en páginas web o ver vídeos de anuncios. Sin embargo, en todo momento la empresa bonifica por el reclutamiento de nuevos inversores.

 

Un ejemplo de estafa piramidal: el caso “TelexFree”

El caso de TelexFree es muy ilustrativo. El pasado año asaltó la noticia de que al menos 50.000 personas habían sido víctimas de una estafa piramidal. La empresa responsable, TelexFree, ofrecía elevados beneficios a cambio de pegar enlaces en una página web. La cantidad estafada podría ascender a 730 millones de euros en todo el mundo, aunque principalmente procedentes de España y Latinoamérica. La empresa funcionaba de la siguiente manera: las personas ingresaban hasta 1050 euros por una licencia, cantidad por la cual se les prometía un beneficio anual del 265% a cambio de “pegar” enlaces de internet. Esto se conseguía con el dinero de nuevos inversores, con el que se pagaba hasta 300 euros por cada licencia de 1050 euros. ¿Las claves de su éxito? Ofrecían grandes beneficios por muy poco trabajo: “con un trabajo online que hasta un niño de 10 años puede hacer”, rezaban algunos de sus carteles publicitarios. Esto unido a una potente campaña de marketing en la que resaltan eslóganes atractivos: es “tu gran oportunidad”, “todo el mundo habla de TelexFree”, “excelente negocio” son algunos de ellos. Para vender la necesidad de reclutar personas, TelexFree utilizaba la palabra “equipo”, queriendo vender la idea de que esos nuevos inversores formaban parte del “equipo de trabajo” del anterior inversor.

Imagen 1. Cartel publicitario de TelexFree

 

Uno de los responsables de la estafa de Telexfree, J.C.M, conocido como uno de sus “líderes”[1], apareció poco después del escándalo de TelexFree promocionando un nuevo negocio: WishClub . Esta empresa prometía –nuevamente- grandes beneficios a cambio de difundir sus propios anuncios por internet y vender su propia revista. Más de 90.000 pequeños ahorradores cayeron en la trampa, y hoy ven cómo la empresa ha bloqueado sus fondos. WishClub exigía que los inversores dedicaran un tiempo a promocionarla por las redes sociales. Esta actividad, decían, mejoraba su posición en los buscadores de Internet sin que tuviera otra actividad conocida. Aunque tenía una revista para dar apariencia de seriedad, la verdad resultó en que la publicidad estaba destinada a captar nuevos inversores. La inversión podía ser de 49€ (Partner), 225€ (Standart) o 1125€ (Master). Al igual que la anterior, proyectaba una imagen de éxito fácil y la empresa presumía de encontrarse entre las 300 compañías más importantes de España. Nuevamente, muy poco trabajo y un alto beneficio que hacen dudar de las cuentas de la empresa.

 

La importancia de un análisis victimológico

Uno de los grandes problemas a la hora de analizar las estafas piramidales se encuentra en el campo victimológico. En primer lugar, es necesario realizar un análisis de los factores de riesgo contextuales de sus víctimas. Este tipo de negocios han proliferado en todas partes del mundo, pero no es de extrañar que en los últimos años se hayan visto incrementadas sus oportunidades de expansión. La razón se encuentra en la difícil coyuntura económica en la que están muchas personas. Las desigualdades sociales, y especialmente el desigual reparto de la riqueza y de las oportunidades de trabajo, convierten en víctimas potenciales a amplios sectores de la población: jubilados, parados de larga duración o trabajadores con salarios precarios. El dinero que piden por entrar en el negocio no es mucho –como hemos visto, entre 500 y 1000 euros, aproximadamente-, y las promesas de rentabilidad son muy altas. Asimismo, en la sociedad de consumo en la que vivimos, se premia mucho el valor del éxito económico, al que muy pocos acceden finalmente, por lo que el anzuelo de un beneficio económico elevado a cambio de poco trabajo resulta muy atractivo. Otros problemas, como la conciliación familiar, también hacen vulnerables a las personas que no han podido desarrollar satisfactoriamente su itinerario profesional a causa de las cargas familiares. Por último, la globalización de las comunicaciones y de los mercados o la manipulación de internet facilita a estas empresas vender información falsa y operar en distintos países sin necesidad de incrementar esfuerzos construyendo sedes físicas, por lo que se hace también más fácil su desaparición.

Por otro lado, es muy importante el impacto psicológico de este tipo de estafas sobre sus víctimas. Al haber sido necesaria su cooperación para que se produzca la pérdida económica, muchas de ellas se sienten avergonzadas y humilladas, y prefieren esconderse o negar que han sido víctimas de un fraude, e incluso algunas veces caen en una re-victimización al no ser capaces de asumir su error. Esto provoca que muchos de estos casos de estafa queden sin denunciar. Es necesario, por tanto, concienciar a las instituciones sociales acerca de la necesidad que tienen las víctimas de este tipo de delito de ser atendidas y comprendidas.

 

Algunos consejos para su prevención

Las estafas producidas por negocios con estructura piramidal son un hecho que afecta a muchas personas. Las características atractivas de este negocio unidas a la falta de información que aparece sobre los mismos hacen que sean muchas sus potenciales víctimas.

Además, vemos que la justicia no ofrece una solución adecuada, ya que actúa con lentitud e inseguridad, consiguiendo muy pocos resultados para las víctimas. El caso de Fórum Filatélico y Afinsa es un buen ejemplo de ello, ya que no ha sido hasta 9 años después cuando han condenado a sus responsables a pagar 2.259 millones de euros.

Por eso, vamos a dar una serie de consejos sobre las pautas que debería llevar a cabo cualquier persona que se tope con uno de estos negocios:

1. Lo primero que debes hacer cuando te presenten un negocio que pueda parecer una estafa piramidal es informarte por otros medios: consulta páginas web, no sólo las oficiales del negocio, sino todas aquellas que hablen de él, si tienes posibilidad de hablar con un abogado, experto en marketing o criminólogo, hazlo, asegúrate de dónde vienen las ganancias. Si no hay un producto, o el producto no es tangible, ¡no inviertas tu dinero! Ahí puede estar la prueba de que es una estafa.

2. Si finalmente decides meterte en el negocio, controla tus expectativas e intenta ser realista: los negocios legales con estructura de marketing multinivel suelen dar muy pocos beneficios a corto y medio plazo. Y a largo plazo exigen muchísimo esfuerzo.

3. Desconfía de las personas que dicen que se han hecho ricas en pocos meses con ese negocio. Suelen ser estrategias para atraer a más personas.

4. Por el contrario, si tras informarte sobre el negocio sospechas de que puede estar encubriendo una estafa piramidal, informa a las autoridades para que investiguen. Muchas de estas empresas actúan con total libertad y quedan  impunes porque no hay personas que informen de su existencia.

Lamentablemente, en el país de Lazarillo de Tormes sería extraño que se extinguieran los estafadores, más aún hoy en día cuando las nuevas tecnologías facilitan el anonimato y la eficacia. Por eso, es necesario que la información llegue a las potenciales víctimas para que estas tengan la capacidad de diferenciar las “manzanas envenenadas”. Y es que, como dice el conocido refrán, “hombre prevenido, vale por dos”.

 

Bibliografía

Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (ASFI). (2009). Estafas piramidales. Lecciones aprendidas. Bolivia: Quality s.r.l.

Brooks, Douglas M.; Robert L. Fitzpatrick and Bruce Craig. (2014) “The pyramid scheme industry: Examining Some Legal and Economic Aspects of Multi-Level Marketing”. Disponible en: http://www.nasdaq.com/article/the-pyramid-scheme-industry-examining-some-legal-and-economic-aspects-of-multi-level-marketing-cm340786. [Consulta: 25/09/2015].

Cantoni, Craig J. (2009). “A brief history of Ponzi Schemes” en Journal of American Physicians and Surgeons, volumen 14, nº 1

EL MUNDO.ES (20/07/2006). “Una pirámide con los ahorros de miles de inversores”. Disponible en: http://www.elmundo.es/mundodinero/2006/05/19/economia/ 1148038680.html. [Consulta: 25/09/2015].

EL PAÍS. (24/09/2015). “Condenados los jefes de Fórum Filatélico a pagar 2.259 millones”. Disponible en: http://economia.elpais.com/economia/2015/09/24/actualidad/1443094238_334321.html. [Consulta: 25/09/2015].

Gil, Joaquin. 09/02/2015. “El ocaso de la pirámide de la riqueza” en EL PAÍS INVESTIGACIÓN, disponible en: http://politica.elpais.com/politica/2015/02/07/actualidad/1423307770_018643.html. [Consulta: 25/09/2015].

LA VOZ DE GALICIA.ES. (09/07/2014). “Más de 50.000 familias perdieron sus ahorros con «TelexFree»”. Disponible en http://www.lavozdegalicia.es/noticia/sociedad/2014/07/09/50000-familias-perdieron-ahorros-telexfree/00031404896293380943836.htm. [Consulta: 25/09/2015]

Peña, Gabriela. (2009) “El esquema de la pirámide” en Revista UNIMAR. P. 41-45.

 


[1] Nombre con el que se conoce y reconoce a las personas situadas en la cúspide de la pirámide.

 

Last modified on Wednesday, 30 September 2015 17:45
Cristina del Real Castrillo

Follow @cridelcas (Sevilla, 1993)

Graduada en Criminología por la Universidad de Sevilla (1ª promoción). Comprometida con la defensa de la Criminología, tanto dentro del sistema universitario como en su proyección al mundo laboral. Fue por ello que centré el tema de mi Trabajo de Fin de Grado, “Criminólogos: instrucciones de uso”, en las posibles líneas aplicadas de esta titulación. He sido representante de estudiantes en distintos niveles y he colaborado con la Sociedad Interuniversitaria de Estudiantes de Criminología (SIEC) como vocal del Consejo Ejecutivo. Actualmente me encuentro cursando un máster en el que estoy especializándome en prevención e intervención criminológica, y preparando mi proyecto de tesis doctoral.

En mi tiempo libre estudio Psicología en la UNED y me dedico a mi segunda pasión: la literatura.