Una vez más, el colectivo de inmigrantes vuelve a ser el foco de atención de cara a unas elecciones. Está claro que es algo que funciona. Al PP en Cataluña la jugada le salió redonda la última vez ganando cinco escaños más que en las anteriores elecciones. Porque todos lo sabemos: los inmigrantes han venido claramente a invadirnos. Diría más aún: los inmigrantes han venido a quitarnos nuestro trabajo. Y encima no contentos con ello saturan nuestros servicios públicos, sobretodo la sanidad y la educación. Y además lo que faltaba, que luego vienen aquí para delinquir, háyase visto tanto morro.  Estas personas son poco menos que despreciables, y en especial los moros que se creen que pueden venir aquí a construir mezquitas y imponer el burka.