Displaying items by tag: policía

RESUMEN

Los constantes sucesos delictivos acontecidos en el pentagrama societario se sitúan en diferentes claves dependiendo de los actores que decidan interpretar dicha polifonía. Así, podremos ver como medios de comunicación, gabinetes de prensa policiales, agentes institucionales o particulares datan de forma muy distinta un acontecimiento determinado, derivando todo ello en una disputa poliédrica sobre la veracidad de la información inserta en un entorno de poder-control constante. Así pues, aceptando el guante lanzado en el artículo “Soñar azules alas: estudio sobre la construcción de la identidad policial española” (Pérez, 2016b), hemos pretendido postular, mediante un estudio de casos, la necesidad de realizar estudios sobre comunicación policial y elevar la demanda de un nuevo paradigma comunicativo que fomente la unión entre los diferentes agentes.

PALABRAS CLAVE

agenda setting, policing, poder-control, medios de comunicación, policía, RRSS, cyborg, caso Raval, caso Quintana.

Basado en una investigación de Jorge Ramiro Pérez, Javier Merino, Paula Arnay,  Irene Bachiller, Cristina Domingo,  Joaquín Gamero,  Jorge García, Maddi Suárez y Carlos Mediero[1].

¿Qué convierte a un policía en corrupto?, me preguntaba un colega mientras charlábamos sobre los altos índices de corrupción e impunidad que reportó en 2014 la Secretaría de la Función Pública en México, y ante la complejidad de la pregunta hubo que hurgar en las intrincadas motivaciones de una persona para ser policía. Resultando que lo conveniente no era preguntar ¿qué convierte al policía en corrupto?, sino ¿por qué una persona es corrupta? Sabiendo que, como cualquier persona, el oficial de policía conforma su personalidad y conducta a través de la esfera bio-psico-social, y por tanto, debe ser estudiado desde la misma perspectiva holística.

A principios de este mes escribí un artículo donde hacía mención al excelente documental “Ciutat Morta” y al problema endémico de las torturas policiales. Por aquél entonces el filme no tenía todavía demasiado eco, hasta que la proyección en Canal 33 y su intento de censura hicieron eclosionar lo sucedido en el caso. Al fin la proyección tenía el impacto que merecía, y obligaba a muchos de los que habían permanecido en silencio a tener que pronunciarse.

Hoy traigo a Criminología y Justicia un artículo que no está escrito por mí sino por un lector de mis trabajos que es, ya, amigo mío. Pepe Moreno es agente de la Escala Básica del Cuerpo Nacional de Policía (CNP). No es nuevo en esto: ingresó en el Cuerpo antes de que este fuese una fuerza civil, por lo que hoy se encuentra, debido a su edad, próximo al final de su carrera policial. Moreno ha trabajado en las ciudades más grandes del país en los momentos más duros del terrorismo de ETA, años que coinciden, además, con etapas de muchas incidencias armadas con delincuentes comunes (atracos diarios). No conozco a Pepe más que de leer sus atentos comentarios en mi blog y de aprender de sus amplios correos electrónicos. Pero a decir verdad ya le he puesto cara: en mayo tuvo a bien realizar varios cientos de kilómetros para estar en la presentación de En la línea de fuego: la realidad de los enfrentamientos armados. Aquel evento, el primer acto de presentación de la obra, se celebró en la Escuela Nacional de Policía, en la academia del CNP. Atentos a lo que hoy nos cuenta Pepe, con quien me hubiese encantado compartir horas de radio-patrulla.

Ernesto Pérez Vera

Hoy doy a conocer una sentencia del Tribunal Supremo (TS) que debería ser conocida y recordada por miembros de la judicatura, jefes policiales, políticos y periodistas. La sentencia STS 6011/1994 emitida por la Sala de lo Penal del alto tribunal, magistrado ponente Excmo. Sr. don Justo Carrero Ramos, es para chuparse los dedos, como decimos en mi pueblo. La resolución me llega de la mano de José Moreno, amigo y compañero del Cuerpo Nacional de Policía (CNP), persona experimentada y comprometida. Gracias, Pepe. ¡Ah!, lo sé; esto es más de lo mismo, pero así debe ser hasta que todos los actores tengan las cosas claras.

Hay días y días. Muchas clases de días. Los que marcan son los principales, los que no se pueden olvidar. En nuestras vidas tenemos días que por la alegría que algo nos reporta no pueden ser olvidados nunca. Los hay que, por el contrario, viven siempre en nuestro recuerdo con pena, tristeza o nostalgia. Y finalmente están los que marcan “un antes y un después” en nuestras existencias. Todos tenemos de los tres.

El pasado mes de mayo se publicó el nuevo informe sobre policías asesinados en Estados Unidos en el año 2012, con la drástica reducción respecto al año anterior, un año que fue especialmente negativo en lo que a pérdidas de miembros policiales se refiere.

Así, se confirma la tendencia positiva de los últimos 10 años, en la cual, exceptuando el año 2011, la cifra de policías asesinados no ha sido nunca superior a 60.

Durante el siglo XVI, los países escandinavos pusieron de moda unas jarras, a las que llamaban mug, donde tomaban las bebidas muy calientes; como aquellos tazones solían decorarse con las facciones más grotescas de un rostro humano, de ahí procede el origen etimológico del doble sentido que tiene, hoy en día, la palabra inglesa mug, designando tanto a la taza donde se toma el desayuno como, de forma muy coloquial, el careto de las personas. 

Page 1 of 6