• Cualquier adulto en contacto con jóvenes detenidos puede resultar “su Referente, su Otro” e intervenir en forma pedagógica en su vida.
  • No existen razones de fondo que impidan trabajar, al mismo tiempo o de forma integrada, controlando al detenido y estableciendo con él lazos empáticos o de características no represivas.
  • Se entiende que la “seguridad” depende del “vínculo”.

            -    ¿Dónde vas? Ya sabes que estás castigada.

-    Pero mamá, ya te dije que rompí con él, y que nunca más volvería a beber.

-    Me parece bien, pero eso no te quita el castigo. Dentro de un par de semana volverás a salir. Menudo disgusto verte en ese estado y con ese chico tan mayor.

-    Jooo,...mamá, eso no puede ser. ¡Déjame salir!

-    No. Terminas tus deberes y luego cenamos juntas. Además no son horas para que una niña de 14 años salga a partir de las 22h.

-    ¿Niña?, tú flipas.

…..

Teléfono....