La mayoría de nosotros cuando escucha la palabra psicópata, cree erróneamente que se trata de ese asesino despiadado que tantas veces queda reflejado en películas y series de televisión, siendo uno de los más conocidos el Dr. Hannibal Lecter.  Estamos  inmersos en una sociedad muy mediatizada por los estereotipos que presentan a este tipo de individuos, sobre todo a través del cine, la televisión e incluso algunos Best Seller. Sin embargo, no es así. Muchos de estos psicópatas están integrados en nuestra sociedad, están entre nosotros y pasan totalmente desapercibidos, porque muchos de ellos no comenten ilícitos visibles.

Sin duda una de las vertientes dentro de la criminología que más interés genera es el Criminal Profiling. Una disciplina que pretende, a partir de la escena del crimen y del modus operandi del agresor, obtener una serie de rasgos característicos que permitan identificar al autor de los hechos. Una práctica tremendamente compleja pero sumamente atractiva vista desde fuera, dotando al propio perfilador de una suerte de aureola mágica.