Las actividades del crimen organizado

Jose Manuel Ferro Veiga September 21, 2012 22422
Rate this item
(1 Vote)

En contraposición con la delincuencia tradicional, habitual u ocasional, el crimen organizado es una "empresa" jerarquizada que genera múltiples beneficios, luego su móvil delictivo , es puramente económico y no sólo para el que ejerce el mayor cargo en la organización, cada escalón tiene en común respecto al anterior, el mismo móvil criminal, en sus distintas proporciones dinerarias, cada concepto aquí reflejado describe los condicionantes que identifican su razón de ser, esto es, gravedad, asociación, estructura y personalización.

Los estándares delictivos del crimen organizado, vienen establecidos por la especialización de las organizaciones criminales en determinados tipos penales, influenciados o condicionados primeramente, por el beneficio económico a obtener, por su propia estructura, por su tecnología o incluso por el transito de la materia prima objeto del delito o por el propio mercado del producto.


¿ Cuáles son sus actividades ? :

 

Bioterrorismo

Bioterrorismo es el término utilizado para definir el empleo criminal de microorganismos patógenos, toxinas o sustancias dañinas contra la población con el propósito de generar enfermedad, muerte, pánico y terror.

Es utilizado también para denominar la introducción en un país de material biológico con agentes fitopatógenos, enfermedades cuarentenarias, insumos químicos o cualquier otro tipo de material que atente contra la vida y la salud de las personas.

En 2001, El Servicio Postal de los Estados Unidos se vio afectado por un ataque bioterrorista con esporas de Bacillus anthracis, se infectaron 22 personas con carbunco (en inglés: anthrax) y a 7 supervivientes se les confirmó la enfermedad del carbunco cutáneo. Esto es lo que ha sido utilizado en países como Rusia, Libia, EEUU, China, Egipto y Corea

Falsificación de moneda

El delito de falsificación de moneda es tan antiguo como la invención del dinero en sí. Los últimos avances tecnológicos en los campos de la fotografía, la informática y la impresión, así como la posibilidad de adquirir equipos a bajo coste, permiten fabricar moneda falsa con relativa facilidad.

La creciente calidad de la moneda falsificada que se produce representa un grave peligro para las economías nacionales, las instituciones financieras y los consumidores de todo el mundo.

Delitos contra el medio ambiente

Los delitos contra el medio ambiente consisten en la infracción de tratados o leyes en la materia, a escala nacional o internacional, cuya existencia está destinada a garantizar la conservación y la sostenibilidad de los recursos naturales, la biodiversidad y el medio ambiente del planeta.

Se consideran delitos de este tipo, entre otros, el comercio ilegal de especies silvestres, la tala y la pesca furtiva, la contaminación del aire, el agua y el suelo y el robo de recursos naturales.

Los delitos contra el medio ambiente tienen importantes repercusiones en la economía y la seguridad mundiales. No tienen fronteras y a menudo los delincuentes que los perpetran están implicados en otro tipo de delitos como el asesinato, la corrupción, la estafa o el robo.

Piratería marítima

En los últimos años ha aumentado tanto la frecuencia de casos de piratería marítima como su distribución geográfica. La mayor parte de estos ataques se perpetran en el Golfo de Adén y en la cuenca de Somalia y llegan hasta el Océano Índico, pero los piratas también operan en el Caribe, el Mar de la China Meridional, el Golfo de Guinea y el Pacífico Sur.

La piratería marítima amenaza algunas de las rutas de navegación más concurridas del mundo y pone en peligro la vida de los hombres de mar, que cada año son secuestrados por centenares.

Las navieras pagan millones de dólares en rescates, pero las fuerzas navales pagan aún más para mantener la flota internacional de navíos con miras a proteger este tipo de transporte.

El problema es considerable y afecta a amplias zonas marítimas: tan solo frente a las costas de África Oriental, más de dos millones de kilómetros cuadrados.

Terrorismo nuclear y radiactivo

El tráfico de material nuclear y radiactivo y su potencial adquisición por parte de terroristas es un motivo de preocupación acuciante para los gobiernos y los organismos nacionales encargados de la aplicación de la ley. Las consecuencias de que un grupo terrorista obtenga los materiales necesarios para elaborar y detonar un artefacto nuclear o radiactivo pueden ser catastróficas.

La policía, los servicios de información y diversas fuentes públicas también apuntan a un peligro real de que los terroristas utilicen artefactos para la dispersión radiactiva, lo que se conoce como “bombas sucias”, compuestas por explosivos convencionales y material radiactivo.

El material radiactivo susceptible de uso malintencionado generalmente se obtiene de manera ilícita, por ejemplo, mediante el contrabando o el robo en las instalaciones nucleares o en los lugares donde se almacena.

Tráfico de personas

Los traficantes de personas posibilitan la entrada ilegal en un país, por lo general a cambio de un beneficio económico o material, a quienes no son ni ciudadanos ni residentes permanentes del mismo.

La inmigración clandestina y el tráfico de personas no son fenómenos nuevos, pero en las dos últimas décadas sus características han cambiado radicalmente. La globalización, el rápido crecimiento de la población mundial, diversos factores medioambientales y la expansión de las zonas urbanas han empujado a un mayor número de personas a emigrar en busca de mejores empleos o condiciones de vida, han reducido los costes asociados a la migración y han facilitado la organización del tráfico de personas.

El tráfico transfronterizo de personas comporta escasos riesgos para los grupos delictivos organizados a la vez que les reporta cuantiosos benefi cios. Las personas objeto de tráfico pueden ser transportadas por vía aérea, marítima o terrestre, a menudo utilizando itinerarios complejos que pueden modificarse rápidamente si son descubiertos por agentes del orden.

A los traficantes rara vez les preocupa el bienestar de los migrantes, que con frecuencia son sometidos a condiciones inhumanas, y miles de ellos mueren cada año de camino hacia sus puntos de destino.

Los traficantes cobran por adelantado la totalidad o una parte de sus tarifas; en este segundo caso la suma restante es abonada por los familiares de los migrantes en sus países de origen o por los propios migrantes poco después de su llegada a los países de destino. A menudo los migrantes obtienen préstamos de asociaciones clandestinas vinculadas a los traficantes. Por lo general, una vez liquidado el pago por la operación de tráfico, se termina la relación entre el inmigrante ilegal y el traficante. Así pues hay que distinguir entre el tráfico y la trata de personas, ya que en esta última se suele explotar a los migrantes a su llegada al país de destino, en general sometiéndolos a trabajos forzados o a la prostitución.

Tráfico de medicamentos

La falsificación de medicamentos mueve al menos 75.000 millones de dólares, "muy por encima del tráfico ilegal de estupefacientes", con la diferencia de que el riesgo para quien realiza estos delitos es "mucho menor".

Esta es la estimación del director de seguridad global de la compañía de investigación biomédica Pfizer Internacional, David Shore, quien confiesa que resulta "muy complicado conocer la magnitud real del problema" aunque se piensa que este mercado crece al año a un ritmo del 30 por ciento.

Internet se ha convertido en el trampolín de este comercio de escala global y la Organización Mundial de la Salud advierte de que el 62 por ciento de los fármacos vendidos en la red son falsos, con la amenaza que esto supone para la salud de la población.

Uno de cada cuatro medicamentos es falso, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Mientras que en los países desarrollados el porcentaje es menor, en los países en vías de desarrollo las medicinas falsas puede alcanzar hasta el 90%. En Estados Unidos, un equipo de investigadores del Instituto Tecnológico de Georgia ha comenzado a utilizar un aparato llamado espectrómetro de masas para ayudar a detectarlos.

Trata de personas

Según las Naciones Unidas, por «“trata de personas” se entenderá la captación, el transporte, el traslado, la acogida o la recepción de personas, recurriendo a la amenaza o al uso de la fuerza (…) con fines de explotación» (Protocolo de la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional, Palermo (Italia), 2000).

La trata de personas es una actividad de la delincuencia organizada que mueve miles de millones de dólares, y es una forma actual de esclavitud. Según estimaciones recientes de la Organización Internacional del Trabajo, las sumas implicadas ascienden a 39.000 millones de USD al año. Las víctimas son captadas y transportadas de un país a otro y de una región a otra mediante engaño y coacción. Se ven despojadas de su autonomía y su libertad de movimientos y de elección, y son sometidas a distintas formas de maltrato físico y psicológico. La trata de personas se considera delito en el Derecho Internacional y también en las legislaciones de muchos países y en muchos sistemas jurídicos regionales.

Existen numerosas formas de trata, pero una constante de todas ellas es el abuso de la vulnerabilidad inherente a las víctimas.

Trata de mujeres para su explotación sexual – Esta modalidad, la más frecuente, afecta a todas las regiones del mundo, sea como lugares de origen, de paso o de destino. En los países en vías de desarrollo y también en segmentos vulnerables de la población de los países desarrollados se embauca a mujeres y niños con la promesa de un buen empleo si se marchan de sus casas y viajan a lo que consideran que será una mejor vida. A menudo se les entrega documentos de viaje falsos, y se recurre a redes organizadas para transportarlos al país de destino, donde se ven obligados a ejercer la prostitución en condiciones de esclavitud y donde viven de forma infrahumana y con el miedo en el cuerpo.

Trata de personas para someterlas a trabajo forzado – Las víctimas de esta forma de trata de personas, también muy extendida, proceden principalmente de países en vías de desarrollo.

Son captadas y sometidas a trata mediante engaño y coacción, y luego desempeñan toda una variedad de trabajos en condiciones de esclavitud. Tanto los hombres como las mujeres y los niños se ven obligados a trabajar en la agricultura, en la construcción o en el servicio doméstico, o a ejercer otros trabajos penosos.

Explotación comercial de niños para el turismo sexual – Este tipo de delito, que existe en Asia desde hace muchos años, ha arraigado ahora en África y también en América Central y del Sur, espoleado por el aumento de ofertas de vuelos baratos y el riesgo relativamente escaso en estos lugares de tener que rendir cuentas ante las fuerzas del orden y las autoridades judiciales por mantener relaciones sexuales con menores.

Trata de personas para el tráfico de órganos – La trata de personas para utilizar sus órganos, en particular los riñones, es un ámbito de actividad delictiva que experimenta un rápido crecimiento. En muchos países las listas de espera para el transplante de órganos son muy largas, lo cual ha brindado a los delincuentes una oportunidad para lucrarse a costa de la desesperación de los pacientes y donantes potenciales. Este delito pone en peligro la salud de las víctimas, e incluso sus vidas, puesto que las operaciones se pueden efectuar en la clandestinidad, sin seguimiento médico. Es probable que el envejecimiento de la población y la incidencia creciente de casos de diabetes en muchos países desarrollados incrementen la demanda de trasplantes de órganos y contribuyan a hacer aún más lucrativo este delito.

Contrabando de especies

Es la segunda mayor amenaza mundial para la vida salvaje, después de la destrucción de su hábitat. Cada año, cientos de miles de primates, elefantes, reptiles, aves, felinos, ranas, corales, orquídeas, cactus y peces tropicales, y sus derivados, tales como pieles, polvo de cuerno de rinoceronte o marfil, acaban en los lucrativos mercados negros de Estados Unidos, Europa, Japón y parte del sudeste asiático.

En diciembre de 2005, se ponía en marcha la Wildlife Enforcement Network (Red de Protección de la Vida Salvaje). Presentada como la "Interpol de la fauna", su objetivo es luchar contra las asociaciones criminales de transporte clandestino de animales exóticos entre fronteras, así como el intercambio de información entre los países afectados.

Los precios que pueden llegar a pagarse en el mercado negro explicarían estas espectaculares cifras: una piel de pantera siberiana puede alcanzar los 80.000 euros; las pieles de lana del antílope tibetano unos 12.000 euros; las dagas orientales con empuñaduras de cuerno de rinoceronte africano unos 9.000 euros; el polvo del cuerno de rinoceronte asiático, al que se le atribuye efectos afrodisíacos, unos 15.000 euros el kilo; el loro salvaje amazónico unos 800 euros, etc. Según WWF/Adena, anualmente pueden comprarse y venderse ilegalmente en todo el mundo 5 millones de aves vivas, 10 millones de unidades de piel de reptil, 15 millones de pieles de mamíferos y 350 millones de peces tropicales.

Trafico de vehículos

En el argot policial se conoce como “matadero” a la nave industrial o taller clandestino, en cuyo interior se introducen los vehículos una vez robados, donde se despiezan o desguazan por especialistas.

Las piezas obtenidas son vendidas previa petición a talleres legalmente constituidos, los cuales procederán a la reparación de vehículos legales y a cuyos propietarios les cobraran como si fuera piezas nuevas.

Los vehículos robados en un país europeo son falsificados y legalizados con  documentaciones robadas en alguna delegación de la DGT, las cuales son rellenadas con las características del vehículo y filiación de una persona, dependiendo de si el vehículo en cuestión a sido “doblado” o “lavado”.

Las redes y organizaciones dedicadas al tráfico ilícito de vehículos, tienen un alcance delictivo muy concreto:

1. El robo del vehículo (en vía pública, parking, casas de alquiler, propiedades privadas, etc.).

2. La falsificación y manipulación de sus datos identificativos, como es el VIN (número de bastidor o chasis).

3. La manipulación o emisión de unos documentos de circulación falsificados (en los últimos años han sido sustraídas unas documentaciones en blanco de las jefaturas de tráfico que son utilizadas por bandas organizadas para amparar el tráfico ilícito de vehículos).

4.  La emisión de contratos, facturas o actas notariales falsas.

5.  La estafa sobre las personas que de buena fe compran estos vehículos.

Las bandas suelen sustraer vehículos de gama media y media-alta entre las 00:00 a 03:00 horas, son falsificados e introducidos en un segundo país para documentarlos y matricularlos legalmente. Posteriormente son introducidos en un tercer país, donde no levantará sospechas al tener documentos legales, a veces para ello se utilizan países no comunitarios como Andorra, Mónaco, etc. En estos países se deberán pagar los impuestos de importación, pero sin tanto riesgo de que se descubra la falsificación y el “el vehículo estará lavado”.

Armas de fuego

Las armas de fuego no solo representan una amenaza para la seguridad de los ciudadanos de cualquier país, sino que también comportan un peligro más amplio para la seguridad, la paz, la estabilidad y el desarrollo. Son fáciles de ocultar y transportar. Los delincuentes que trafican con armas cortas y ligeras ilegales obtienen pingües beneficios. Ningún país está libre de la violencia relacionada con las armas de fuego.

Aunque cada año se utilizan armas de fuego en más de 245.000 homicidios cometidos por todo el mundo (sin contar los países en guerra), esta cifra representa solo una pequeña parte de todos los delitos que se perpetran utilizando armas de fuego, ya que muy a menudo se emplean para amenazar y para cometer otros actos delictivos.

 

Bibliografía :

www.interpol.int

Dickie, John (2006). Cosa Nostra. Barcelona: Random House Mondadori S.A.. ISBN 978-84-8346-811-1.

El tráfico de medicamentos falsos mueve más dinero que el de estupefacientes. http://es.globedia.com/trafico-medicamentos-falsos

Francesc Pedrajas. Tráfico de vehículos. A.G.C. Noticias.

Artur martí. Legislación de vehículos. A.G.C. Noticias.

J. Fernández. Crimen Organizado. Noticias Jurídicas.

 

 

Jose Manuel Ferro Veiga, Criminólogo

Last modified on Friday, 21 September 2012 10:14