El próximo mes de octubre la Sociedad Mexicana de Criminología Capítulo Nuevo León, A.C, de la que es miembro nuestro colaborador Wael Hikal, organiza como viene siendo habitual su congreso anual de criminología, que lleva como tema "Análisis y evolución de la criminalidad global". El Congreso, que contará con la participación de un servidor, reunirá a ponentes de Argentina, Guatemala, España y por supuesto México. 

A continuación tenéis el programa previsto para las fechas del 17 al 18 de octubre, y que se celebrará en Distrito Federal. 

México, país conocido internacionalmente por sus altos índices de delincuencia organizada, da muestras de empezar a obtener algunos resultados en la lucha contra este tipo de delitos. Un referente claro del compromiso contra la delincuencia organizada es el estado de Chiapas, donde ésta ha llegado a ser de las más bajas de todo México.

Antecedentes

Criminología y Justicia surge como proyecto desde las bases de la Sociedad Criminológica Balear (SCB). Ésta plantea como uno de los grandes objetivos hacer llegar la disciplina criminológica a todo tipo de público, tanto el académico como el no académico. Así, en una apuesta clara por la divulgación, se planteó en un primer término un modelo de revista que se publicaría periódicamente para ser distribuida entre los afiliados a la SCB. 

Días antes seis turistas españolas habían sido violadas. Un grupo de delincuentes habría irrumpido en una villa cerca de la playa para abusar de las extranjeras.

A los hombres, al parecer también siete españoles, los habrían sometido durante la agresión, que, según algunos diarios, duró tres horas.

Días después el puerto de Acapulco, municipio del Estado de Gurrero, era calificado por el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal, como la segunda ciudad más peligrosa del mundo[1], solo por debajo de San Pedro Sula, Honduras, y haciéndole compañía a diversas ciudades mexicanas.

“Hemos de espabilar ya mismo porque andamos un tanto dormidos. Si no hay trabajo para nosotros, será porque quizá nos hayamos ganado a pulso el no tenerlo”.

José Manuel Servera.

A poco más de dos meses del inicio de la nueva administración federal en México, la situación en materia de inseguridad, violencia y delincuencia, no han mejorado. La tendencia al alza de los indicadores de violencia continúan, herencia de la administración anterior. Pero el ahora es lo que importa, y el ahora lo podemos visualizar con los mismos y crudos resultados.

Algunos nos sentíamos impacientes por conocer las acciones que el actual representante del Ejecutivo Federal tomaría para atender este problema. La pérdida de una sola vida es motivo suficiente para justificar la inmediata acción del gobierno sobre este tema, en lo que va de la administración ya se han perdido más de dos mil. Llega tarde el anuncio de las acciones a tomar, pero llega al fin.

“Por nuestra ignorancia no sabemos las cosas necesarias; por el error las sabemos mal.”

Robert Burton.

La aseveración que indica el titulo del presente artículo, no se refiere a quienes son estudiosos de la ciencia criminológica en este país americano. En México no es arriesgado afirmar que existe una buena cantidad de Criminólogos muy reconocidos, no solamente a nivel nacional sino en el mundo entero. El problema real se encuentra en aquellas personas que ocupan los puestos estratégicos en materia de seguridad pública, prevención del delito, tratamiento clínico a delincuentes o de todas aquellas áreas que tienen que ver con la conducta antisocial, o bien con el crimen, el criminal y la criminalidad. En nuestro país, esas personas son quienes desconocen en la mayoría de los casos a la Criminología.