Coincidamos o no con los planteamientos de Artur Mas, que dicho sea de paso, aprovecha esta crisis y el descontento social de Cataluña para azuzar el nacionalismo, lo que no nos cabe en la cabeza es la respuesta dada a esta presión nacionalista por parte del estamento militar: juicio castrense a los instigadores políticos que promuevan este “levantamiento”.

Al hilo de una injusticia

El Autor, desde una perspectiva jurídica y humana, trata de analizar el concepto de seguridad pública y el trato que han sufrido en España Instituciones que contribuyeron de forma importante a esa garantía 

I.- SEGURIDAD PÚBLICA

Poco acuñado por la Doctrina está este concepto que ha venido identificándose con el de seguridad ciudadana mas ligado, a nuestro entender, con el término seguridad policial respecto de la protección contra el delito y las garantías de orden público que permitan el libre ejercicio de los derechos ciudadanos.

Para situarnos debemos acudir al artículo 149 .1 .29 de la Constitución Española y a la interpretación que del concepto Seguridad Pública hace el Tribunal Constitucional en  Sentencia 104/89, en la que el alto Tribunal define este concepto como; ”una expresión que engloba todas las formas posibles de seguridad. Un concepto que define una materia atribuida en exclusiva al Estado” . Es decir, el Estado deberá proteger la Seguridad de los Ciudadanos contra cualquier forma y evento que pueda poner esta en peligro y no solamente de aquellas situaciones en que la misma se pueda ver amenazada por las diversas formas de delincuencia, violencia o alteraciones del orden.