Un banquero desfonda un banco, mientras los clientes sufren la perdida, aquél es recompensado con un bono. Celebra tomando margaritas en las costas de la Riviera Maya.  

Un empresario trafica con armas ilegalmente ¿qué es legal en ese negocio? Su hijo se pasea en autos de lujo con su esposa súper modelo, en el asiento de atrás su nieto viaja feliz, es un abuelo consentidor.

Ese mismo día “ejecutan” a un montón de jóvenes, con armas, muy similares a las que aquél comercia, todo por dinero, como el que lava su mejor amigo, un banquero que es accionista de una empresa televisiva, la cual critica la violencia día a día, a la vez que la reproduce sin empacho en sus programas, la difumina con comedias ligeras, mismas en las que actúa el hijo del traficante de armas.

Como ya se expuso anteriormente el sistema penitenciario mexicano se encuentra sobrepoblado, pero ello no constituye un problema aislado; trae consigo un sin fin de aspectos negativos que afectan las condiciones de internamiento así como las posibilidades de un tratamiento individualizado para los reos. La sobrepoblación varía de acuerdo al estado, de las 32 entidades federativas, 8 presentan una sobrepoblación mayor a 50% (D.F. 88,33%, Estado de México 74,03%, Jalisco 73,15%,  Nayarit 72,32%, Morelos 60,84%, Tabasco 57,26%, Sonora 50,44%, Hidalgo 50,38%) y 10 cuentan con una sobrepoblación que oscila entre 1,40% y 50%. [1]

Dejándonos de ejercicios de falsas filosofías y de pseudometafísicas que lo único que hacen es oscurecer una verdadera y pragmática contribución filosófica a la cuestión criminológica, Unas instituciones completas y austeras, capítulo incluido en Vigilar y Castigar de Foucault, podría ser la referencia que nos sirva para introducirnos en la Criminología Filosófica. Este concepto, que ya depuraré en próximas publicaciones, se podría definir sencillamente como: la reflexión filosófica, tanto a nivel práxico como teórico, centrada en temas de interés criminológico. Problemáticas como la comprensión de la anomia, la desviación, el delito, el control social y, en especial, las agencias de control como la cárcel harán de Foucault un claro ejemplo de este tipo de aportaciones que puede hacer la filosofía a la ciencia criminológica.

“El grado de civilización de una sociedad se mide por el trato a sus presos”

Dostoievski

El Sistema Penitenciario Mexicano en cifras

Antes de comenzar, es importante hacer una revisión, que ilustre cuantitativamente la situación que impera en los centros de reclusión de la República Mexicana.

México cuenta con 419 centros penitenciarios, los cuales se dividen en 13 centros que dependen del Gobierno Federal, 305 centros que dependen de los gobiernos Estatales, 10 centros que dependen del Gobierno del Distrito Federal (D.F.) y 91 centros que dependen de los Gobiernos Municipales. (Órgano Administrativo Desconcentrado de Prevención y Readaptación Social, 2012: 8)

Si existe una alusión precisa de lo que es una cárcel latinoamericana, no hay mejor ejemplo que el de una lata de sardinas, todos amontonados.

Quizá para el poder exista una mejor alusión, la de un bote de basura, donde todos los desechos se acumulan. Desperdicios que se encuentran entremezclados, uno encima de otro.
En este lado del mundo no se respetan las reglas o leyes mínimas de reclusión, así como tampoco los derechos humanos. No se nos olvide que el preso es un desecho.

Transexual
Ignoramos si la decisión del Juez de ordenar la operación de cambio de sexo de este preso es acertada o no, pero con la que está cayendo en el plano internacional, el hecho de que ya la hormonarán en prisión para cambiar progresivamente su sexo, y ahora decidan por una orden judicial rematar la jugada realizándole una operación quirúrgica, es por l...

Las videoconferencias existen para algo. Si funcionan hoy en día en las prisiones, ¿cómo no las utilizan en los juzgados?

Porque gastar por gastar, detener por detener, y mover a la prensa para no declarar… para eso se quedan en casa. También le hubieran podido tomar declaración –que no iba a llevarse a cabo y se tenía conocimiento de ello –en algún...

“El grado de civilización de una sociedad se mide por el trato a sus presos”

Dostoievski

 

El domingo 18 de agosto, tras un supuesto enfrentamiento entre bandas de la cárcel Yare I en Venezuela, mueren más de 20 internos, entre ellos un familiar.  Múltiples acontecimientos violentos han sucedido en las cárceles de este país en lo que va del año; en junio  en la cárcel “Rodeo II” un motín duró 27 días; en julio, en la cárcel de Mérida tras un mes de conflicto mueren 20 personas. Según el Observatorio Venezolano de Prisiones, tan sólo en el primer semestre de 2012, han muerto 304 presos y ha habido 527 heridos.

Estoy convencida que las personas pueden cambiar y mejorar, sin embargo, las condiciones que imperan el sistema penitenciario mexicano así como la reacción social ante los expresidiarios puede provocar que la reinserción sea una utopía.

La cárcel ha sido por excelencia, la pena utilizada por el derecho penal contemporáneo; ante una gama de muchos delitos (patrimoniales, contra la vida, contra la sexualidad, contra la salud, etc.) existe una misma solución aparente; encerrar a todos aquellos que lesionan algún bien jurídico o que ponen en riesgo a la sociedad. Resulta curioso que ante diferentes males, se utilice la misma “medicina”.

Mientras los ciudadanos de a pie nos comemos los mocos, otros utilizan sus relaciones para evadir de lo que supuestamente carecían o habían dilapidado.

Pero el trasfondo de todo el asunto es que el pájaro en cuestión, Díaz Ferrán, y que cuenta con varias causas abiertas en su contra, se declaró en quiebra personal, hablando claro, insolvente, sin un...

Page 3 of 6