Maria Morilla

Maria Morilla

Oviedo (Asturias, 1983)
Licenciada en Criminología por la Universidad de Alicante, previo titulo propio en la Universidad de Oviedo.
Voluntaria en una Asociacion de ayuda a madres o familias con hijos menores de cuatro años en situación de desamparo.

 

 Sería en 1978 cuando el psicólogo noruego Dan Olwes, hiciese mención por primera vez de lo que hoy en día conocemos como BULLYING o ACOSO ESCOLAR –“proceso de intimidación sistemática de un niño hacia otro que no tiene posibilidad de defenderse”-. (No nos referimos a que un compañero se meta con otro, si no que para hablar de dicho problema han de aparecer más características).

Pero no será hasta el año 1999 cuando el tema a tratar  tome contacto de forma oficial en España gracias a un Estudio del Defensor del pueblo.

Desde hace tiempo existe el conocimiento de que hay una relación negativa entre el desempleo y la salud. (Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública, 2012).

Para muchas personas el trabajo es una seña de identidad, por la que encontrar un lugar en la sociedad. Gracias a él, podemos sentirnos útiles, sentir que nos proporciona un status social, entenderlo como un medio para entrar a formar parte de la dinámica de la vida, ser así participes y desempeñar un rol social con el que identificarse.

La crisis económica ha generado el descontento social. El elevado número de parados, unido a otras circunstancias. Ha hecho que miles de ciudadanos lejos de quedarse con los brazos cruzados se manifiesten. Para muchos de ellos, la policía ha vuelto a mostrar su peor cara, el uso y abuso de la autoridad.

¿Es Su Protección Eficaz?

Vista la magnitud e importancia global que tiene la problemática social de la violencia de género, y de las víctimas que se derivan de dicha práctica, creo necesario e imperante reflexionar sobre los hijos de las mujeres que sufren la violencia de género en sus hogares, sean objeto directo o no de la agresión, como uno de los pilares fundamentales para poder terminar con este problema estructural de carácter mundial que afecta a todas las personas y esferas del mundo.

Pequeños Testigos (¿Víctimas Directas O Indirectas?)

En España la Ley Orgánica de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género de 2004 supuso un modelo innovador así como un gran avance en la lucha contra la violencia de género, pero aunque esta Ley hace mención en varias ocasiones a los hijos de las mujeres víctimas de la violencia de género, su desarrollo no ha tenido en cuenta sus verdaderas necesidades así como su real importancia llegando a poner en duda su condición de víctima de este tipo de violencia.

Han sido meses, días y horas empleadas, trabajos, esfuerzos, falta de sueño, sensación de impotencia, el dolor que invade los cuerpos de familiares, allegados y desconocidos, hasta que por fin se cree llegar a una conclusión; Confirmar como asesino al que ha sido sospechoso durante tanto tiempo. 

Pocos hechos conmocionan tanto a la opinión pública como el que un padre o una madre mate a sus propios hijos. Filicidios, esta es la palabra por la que se conoce a estos hechos, los cuales parecen acciones contra natura, carentes de sentido y explicación. Pero desgraciadamente ocurren. Crímenes para muchos atroces. Una situación espeluznante en donde aquel que te da la vida piensa que tiene el derecho de jugar con ella a su antojo, ya sea por un motivo o por otro, esa persona que tanto te debería de querer o quiere es capaz de realizar un acto tan grotesco como es matar a su hijo.