Programas sin evaluar: Chicago y el NRI

December 06, 2012 4162
Rate this item
(0 votes)

La ciudad de Chicago se plantea la utilidad que tuvo realmente un programa anti-violencia llevado a cabo en otoño de 2010 por la Iniciativa de Recuperación Vecinal, o Neighborhood Recovery Initiative (NRI), un programa cuyos resultados están siendo evaluados ante la duda de su efectividad.

El programa había nacido el año 2010. Consistía, a grandes rasgos, en mantener a jóvenes problemáticos y en riesgo de exclusión social ocupados en actividades diversas con objetivos distintos. El reportaje de CNN ilustró parte del programa en un reportaje: Algunas de las actividades mostradas o explicadas eran ejercicios conjuntos de yoga; otras, pagar a los jóvenes incluidos en el programa para repartir panfletos en contra de la violencia alrededor de varias vecindades de Chicago; otras, realizar visitas a museos o instituciones culturales. Unas actividades iban encaminadas a enseñar a los jóvenes en riesgo a lidiar con el estrés, otras a trabajar y realizar tareas culturales, pero el conjunto del programa era común: alejar a los jóvenes de los ambientes criminógenos y mantenerlos ocupados.

En el programario que define las líneas de actuación del NRI, se desprende un claro deseo de afianzar el Estado de Bienestar mediante fuertes medidas sociales tales como la asistencia a personas en riesgo de exclusión y el objetivo de proveer de un empleo a estas personas. El NRI contrató los servicios de una empresa dedicada a la comunicación y márketing en campañas enfocadas a minorías étnicas o problemáticas. Motivational and Educational Entertainment se encargó de hacer los programas accesibles a la audiencia del NRI, es decir, a los jóvenes y adultos de los barrios más empobrecidos de Chicago.

 

Un rápido vistazo al NRI

Son cuatro los programas que implementa el Neighborhood Recovery Initiative:

  1. Reentry program (reentrada): servicios y métodos para reintegrar en la sociedad a jóvenes que salen de los correccionales del Estado.

  1. Youth Employment Program (empleo para jóvenes): ofrece empleos a tiempo parcial y tutoría laboral a los beneficiarios del programa.

  1. School-based Counseling (tutoría escolar): el programa se dirige a atender las necesidades inmediatas en niños escolarizados y estudiantes de institutos.

  1. Parent Program (programa a padres): dirigido a padres y madres en riesgo de exclusión, desde tutorías hasta programas educativos.

La iniciativa se desplegó en 24 áreas territoriales, y en cada una de ellas los programas se descentralizaron en diversos centros de todo tipo (centros comunitarios, oficinas de servicios sociales...) para cubrir integralmente todos los barrios y vecindades.

En Chicago, como en muchas otras ciudades de los EUA y de todo el Mundo, los jóvenes con riesgo de exclusión son un objetivo de las bandas callejeras y del crimen organizado, que encuentran en ellos a potenciales miembros que, sintiéndose rechazados por la norma general, experimentan un nuevo aprendizaje normativo diferencial cuando son captados y “adoptados” por bandas criminales.

Estas son las razones que Pat Quinns, gobernador del Estado de Illinois tras la debacle de su predecesor por un escándalo de corrupción, esgrimió para destinar desde 50 hasta 55 millones de dólares a unos programas para reducir la violencia durante el período en el que debía luchar por ganar las elecciones que se avecinaban. La crítica contra el NRI vino impelida por la sorpresa que causó esa súbita iniciativa social, a todas luces popular, aunque posiblemente populista.

El detonante de las sospechas de que el gobernador Quinns había lanzado esa ambiciosa iniciativa para comprar votos fue la inclusión en el NRI de una actividad muy llamativa: los participantes de la NRI participaron en un desfile encabezado por el gobernador Quinns.

A fecha de 2012, el reportaje antes mencionado de CNN constituía una investigación recorriendo todas las entidades, asociaciones y oficinas que habían recibido parte de ese presupuesto de entre 50 y 55 millones de dólares para hacer efectivo el NRI. The Woodlawn Organization, una de esas oficinas destinadas a proporcionar servicios sociales en los barrios más conflictivos de Chicago, se encuentra abandonada. El dinero fue, según algunos medios, despilfarrado.

Las estadísticas para los dos años siguientes revelaron que los crímenes violentos en Chicago no sólo no se habían reducido, sino que habían aumentado hasta un veinte por ciento. Asimismo, la tasa de paro tampoco se redujo en reacción al programa del NRI. Fueron los nulos resultados en lo que a prevención del delito se refiere lo que hizo saltar las alarmas de los auditores, pues una partida presupuestaria de esa envergadura, bien gestionada, debería tener unos resultados positivos.

A pesar de la mala gestión y los motivos que impulsaron la creación del NRI, el enfoque principal parecía muy bueno; dicho enfoque pretendía intervenir en todas las etapas posibles del proceso por el que se padece el riesgo de exclusión social, desde la intervención en problemas escolares hasta la reintegración en la sociedad de jóvenes ya condenados.

Otro aspecto positivo era el gran número de agentes en los que el NRI pretendía incidir. No debía centrarse únicamente en los niños y los jóvenes, sino que desarrolló programas enteramente dedicados a padres y madres. El programa, además, previó la posibilidad de ser bilingüe. En un Estado donde más de medio millón de personas hablan castellano, esa medida es a todas luces acertada (aunque su traducción deje que desear).

En mi opinión, los objetivos de esta iniciativa eran los correctos, así como su modo de enfocar su desarrollo (intervención y prevención). Además, el Gobernador Quinn es famoso por sus decisiones en relación a aspectos directamente relacionados con la justicia (firmó la abolición de la pena de muerte en el Estado de Illinois y promovió proyectos de participación ciudadana en detrimento de la exclusión social y la pobreza), que le acarrearon duras críticas por parte de sectores conservadores. Desgraciadamente, algo falló a la hora de llevar a buen puerto la Iniciativa de recuperación vecinal. Por muy elevado que sea el presupuesto, es necesaria no sólo una buena gestión de éste, sino una evaluación constante de los resultados que proporcione la iniciativa a la que se destina ese dinero.

Esa tardía evaluación es lo que, a priori, parece haber fallado en el NRI.

 

Datos de interés

Reportaje de CNN

Página web de la Iniciativa

Sobre la empresa contratada para desarrollar la estrategia de comunicación del NRI

Meat on the bones of Neighborhood Recovery Initiative, artículo crítico con el gobernador Quinn y el NRI

Last modified on Thursday, 06 December 2012 15:14
Guillermo González

Nacido en 1986, apasionado de la historia y la arqueología además de la criminología. La historia humana y más adelante sus conflictos fueron los que me acercaron al deseo de conocer y entender los problemas de esta índole. Por ello, me interesé por los títulos que actualmente poseo: Graduado en criminología y Política Criminal y Licenciado en Criminología, así como algunos cursos desde las platformas Online Coursera y Udacity. Soy miembro de la Associació Interuniversitaria de Criminologia, Co-fundador de Criminólogos.eu  y subdirector de CyJ España, parte de Grupo CyJ. Siempre he tenido en alta estima la figura del emprendedor y del creador de proyectos; es por ello que me entusiasma asociarme con aquellas personas que, en vez de buscar un futuro, se lo fabrican; este es el caso del Grupo Criminología y Justicia. Combino mi labor en CyJ y Criminólogos.eu con una serie de investigaciones relcionadas con el ámbito de la seguridad y, en el terreno personal, con la escritura. Y encima, me gusta mucho el hip hop.

Correo: guillermogonzalez@criminologos.eu