Desde la psicología laboral se describen tres situaciones en las que puede encontrarse una persona en su puesto de trabajo: en una zona de confort, de desarrollo, o de aversión. En la zona de confort el trabajador se siente cómodo y seguro, con tareas rutinarias, conocidas, y capacidad para realizarlas. La de desarrollo  implica hacer algunos trabajos novedosos, partiendo de conocimientos previos pero necesitando formación complementaria o ayuda. Y en la zona de aversión ya estarían trabajos y funciones que sobrepasan nuestra formación y capacidades.

Antes de que la policía noruega detuviera a Anders Bering Breivik –autor confeso de la masacre de más de 70 personas en Oslo y la isla de Utøya, el 22 de julio de 2011– mientras la información era todavía algo confusa, una noticia de alcance del diario The New York Times atribuyó la autoría del coche bomba que estalló en el centro administrativo de la capital noruega a la desconocida organización islamista Ansar al-Jihad al-Alami que, al parecer, lo habría reivindicado mediante un comunicado. Aquel titular, procedente de los Estados Unidos, corrió como la pólvora y se coló en todos los informativos.

  • Operación conjunta de la Policía Nacional y la Agencia Tributaria
  • Interceptada una embarcación de recreo cuando regresaba de Nador con más de una tonelada y media de hachís
  • La droga iba a ser descargada en el puerto deportivo marbellí de Cabopino donde la organización de narcotraficnates contaba con el apoyo de tres trabajadores
  • Han sido detenidas doce personas entre las que están los organizadores del transporte y el intermediario en España del grupo suministrador marroquí

Fuente: Dirección General de la Policía y de la Guardia Civil