In Albis

El 2 de noviembre de 1993,  el Estado de Washington –en la costa Oeste de los EE.UU.– aprobó los dos artículos de la breve y pionera Persistent Offender Accountability Act (literalmente: Ley de responsabilidad de los delincuentes reincidentes).

Históricamente, el desorbitamiento ha sido una de las penas corporales más habituales, desde la Antigüedad y hasta bien entrada la Edad Media, para sancionar ciertas conductas delictivas. En el caso de España, cuando los reyes visigodos eran clementes con los traidores, en lugar de imponerles la pena de muerte, “simplemente” los dejaban ciegos. El castigo consistía, como su nombre indica, en vaciar las cuencas de los ojos al ajusticiado, y solía aplicarse a los delitos relacionados con agresiones sexuales y casos de adulterio. Para la lógica de aquel tiempo (el castigo estaba relacionado con el motivo por el que se cometió el delito), si la lujuria y el deseo carnal le entraban al agresor por los ojos, estaba claro que la vista era el sentido que le había llevado a delinquir, luego la pena tenía que ser cegarle los ojos. Probablemente, el caso más conocido fue el del rey Zaleuco de Locris –una ciudad griega del sur de la Península Itálica (en aquella época formaba parte de las colonias de la Magna Grecia; hoy en día, es la región italiana de Calabria)– que gobernó, al parecer, muy sabiamente, en el siglo VII a.C.

  • El departamento de justicia de E.E.U.U denunciará a la compañía por anunciar drogas
  • Google cobró millones de dolares por aceptar anuncios de farmacéuticas que quebrantaban las leyes de los EEUU.
  • Se calcula que industria farmacéutica y de la salud se gasta alrededor de 1.000 millones de dólares en publicidad online.