Cuando se sacude a un niño no siempre se hace con “malas intenciones”, tal vez algunas personas no sepan que los resultados de sacudir a los niños son devastadores. No obstante, sacudir a los bebes nunca será una buena opción para tranquilizarlo, ya a que se pueden producir múltiples lesiones que en ocasiones no son visibles.

El síndrome del bebé sacudido se refiere a una forma de lesión cerebral, que se genera cuando se sacude bruscamente a un bebé o niño pequeño, las sacudidas pueden producir hemorragias a nivel cerebral (hemorragias subdurales) o hemorragias en la retina, esto por el efecto del movimiento acelerado al que se encuentra sometido el cerebro, colisionando contra las paredes del cráneo. Las cabezas de los bebés son muy grandes y pesadas con relación a su frágil cuerpo, de ahí que los niños no tengan control de ésta cuando son sacudidos.