Uno de los aspectos más importantes a la hora de atraer lectores en una publicación es sin duda alguna el título. Es el que define la identidad del libro, la primera toma de contacto del lector con la obra, aquella que le da una primera idea sobre lo que le puede ofrecer, la riqueza que le puede aportar, la temática que toca... Un nombre atractivo puede inducir a su lectura, o por lo menos a una primera aproximación. Del mismo modo, un título desacertado puede provocar que un libro no tenga la relevancia esperada, por mucho que goce de un buen contenido. Por ello se hace fundamental reflexionar bien sobre el nombre que le pondremos a nuestro #crimebook, ya que de ello dependerá que nuestra obra tenga un mayor o meno impacto. 

Como ya sabéis, dentro de dos meses Criminología y Justicia celebra su primer aniversario. Y nos hace especial ilusión que dicho evento sea especial, aportando nuestro granito de arena a esa interactividad que nos dáis a diario a través de los principales canales de difusión web.