¡A los leones!

Rate this item
(9 votes)

Llevo varios días reflexionando acerca de la muerte-asesinato de Bin Laden y la verdad es que las conclusiones a las que llego me asustan tremendamente. En mi mente se agolpan imagenes de peliculas de romanos en las que el pueblo y gobernantes vociferan mientras los leones se comen algún "cristiano".

¿Qué nos está pasando?

Reconozco que cuando me enteré de su muerte me alegré, algo lógico puesto que soy una persona  y como tal es normal tener sentimientos negativos, maxime hacia asesinos despiadados como Bin Laden. Y por supuesto que para las víctimas este sentimiento de querer venganza es algo habitual. El error sería considerar estos sentimientos como algo malo, ya que todos, victimas directas y demás miembros de la comunidad,  somos seres humanos pero de la misma manera podemos razonar, evolucionar y pasar de la hostilidad y la ira hacia la reconciliación, como paso previo a la "curación" de las heridas que el delito ha dejado. Me estoy refiriendo a la reconciliación de las víctimas consigo mismas, dejándose de sentir culpables por lo que ocurrió y poniendo un punto y seguido al trauma del delito, no se trata de olvidar sino de recordar sin el dolor y la amargura que se genera en un primer momento, se trata de reinscribir la historia, incorporando el daño sufrido como una parte más de su vida.

Siguiendo este razonamiento: ¿Por qué la muerte-asesinato de Bin Laden no es positiva? Primero obviamente porque ha sido un asesinato y eso pone a los estados al mismo nivel que los terroristas, volviendo al "ojo por ojo y diente por diente" y esto nunca ha sido una solución eficaz. Además para los seguidores del terrorista su asesinato hará de él un "héroe", muerto por su causa, lo que para las víctimas supone una nueva herida porque lejos de tener un responsable por el daño que se las ha ocasionado, lo que han creado es un "martir".

Ayer escuché a Pilar Manjón, presidenta de la asociación de víctimas del 11-M: " las víctimas del terrorismo yihadista preferirían que Bin Laden hubiese sido juzgado", totalmente de acuerdo. Quizá los que no hemos sido nunca víctimas, no lo podamos entender pero las que sí lo han sido, por supuesto que sí. Todas las víctimas tienen una serie de necesidades, y una de ellas es sentir que se ha hecho justicia y que ellas han participado en todo el proceso, desean en definitiva que el autor del delito se responsabilice del daño o que al menos la ley declare que es culpable y reponsable y en este proceso es esencial que puedan ser escuchadas. Sin embargo, el asesinato de Bin Laden las ha privado de poder tomar parte, y de sentir que se está haciendo justicia, reivindicándose como personas, sintiendose "protagonistas"  al ver que la persona que las ha dañado ha sido publicamente declarada responsable, y que además está persona ha sido confrontada con todos a los que ha dañado o al menos con sus familiares.

Lo más triste es que tal parece que algunos estados se han "olvidado" una vez más de todas ellas, y se han autonombrado únicas víctimas del terrorista haciendo su "propia" justicia. Habrán satisfecho su necesidad de venganza pero no han tenido en cuenta que las víctimas reales están ahi, y sus necesidades no han quedado satisfechas y mucho menos sus expectativas. Así han dejado una herida abierta, muchas preguntas sin resolver o al menos sin ser oídas y nadie ha sido declarado oficialmente responsable o incluso siendo mucho más optimista, las han privado de la posibilidad de escuchar del propio terrorista por qué  sus crimenes...algo que para muchas de las víctimas es esencial en el camino hacia la recuperación personal y social. Pero incluso hay otras víctimas que no hemos visto satisfechas nuestras expectativas, todos nosotros somos víctimas secundarias, con cada delito se nos quiebra nuestro sentimiento de seguridad y confianza en nuestros semejantes, con su asesinato no sólo no hemos recuperado el sentimiento de seguridad sino que se ha quebrado un poco más si cabe.....

Pero claro para muchos países lo más importante era acabar con su vida, sentenciándole como si de una pelicula de romanos se tratara: "A los leones".

Last modified on Thursday, 27 September 2012 20:13
Virginia Domingo

(Burgos, 17 de mayo 1975)

Soy periodista frustrada, estudié derecho, por defecto  y a pesar de todo,  me gustó. Fui durante más de ocho años  Juez Sustituta, lo que me hizo ver la realidad de la justicia y  su falta de humanidad, así llegué en el 2004 a la Justicia Restaurativa. Actualmente soy la coordinadora del Servicio de Mediación Penal de Castilla y León (Burgos) y presidenta del Instituto de Justicia Restaurativa-Amepax ( la entidad que proporciona este servicio). Soy experta y consultora internacional en Justicia Restaurativa. Mediadora Penal y Presidenta de la Sociedad Cientifica de Justicia Restaurativa. Miembro del Comité de investigación del Foro Europeo de Justicia Restaurativa, participo regularmente en las reuniones de este Foro y he ofrecido varias charlas a nivel internacional, asimismo he realizado diversos trabajos de investigación sobre Justicia Restaurativa y mediación en materia penal. Y sigo luchando porque se regule la Justicia Restaurativa como un derecho más para las victimas de cualquier delito con independencia del lugar donde lo sufran.

 

www.justiciarestaurativa.es/