Más sobre víctimas y medios de comunicación

June 17, 2011 4723
Rate this item
(6 votes)

En mi anterior columna, ya hablé sobre lo perjudicial que puede resultar para las víctimas llevar el rol de víctima a su espalda toda la vida. La pregunta sería ¿Por qué ocurre eso?. Muchas veces son las circunstancias personales de ellas mismas, el ambiente en que se mueven o su propia actitud ante el delito, sin embargo, en ocasiones son los medios de comunicación quienes, estoy segura que en la mayoría de las ocasiones sin intención, favorecen que una víctima sufra varias veces por el mismo delito, considerándose a si mismas, víctimas del infractor, de la sociedad y del ser humano en general.

Un ejemplo claro de esto ha sido todo lo relativo al trágico accidente en que se ha visto implicado el torero Ortega Cano y en el que falleció otra persona.

Durante semanas llevamos escuchando en la televisión y en diferentes programas, la evolución de este torero, cómo se encuentra, lo hemos escuchado hasta la saciedad y ha desarrollado en nosotros un sentimiento de empatía hacia él y su familia, sin embargo esto que ha generado en nosotros como espectadores ajenos al accidente trágico, puede y de hecho estoy completamente segura que habrá generado sentimientos encontrados en la familia del fallecido. ¿Qué pueden haber sentido? Un familiar suyo murió en un accidente todavía sin esclarecer en el que todo apunta a que fue culpa del torero y hasta que todo esto se acabe ¿cómo puede esa familia continuar con su vida cuando cada vez que encienden la televisión pueden ver cómo el accidente en que su familiar murió, se ha convertido en el centro de interés y que él como persona no ha recibido todo el respeto que hubiera merecido?. Por el contrario el hecho de haber sido alguien famoso el que tuvo el accidente con su familiar les ha puesto en una posición de inferioridad, se han olvidado prácticamente de su muerte, y del dolor que esto puede ocasionar a las personas de su entorno más cercano. Cómo superar el trauma si la preocupación es la del estado de la otra persona que encima aparentemente es el culpable del accidente.....

De la misma manera, las especulaciones gratuitas acerca de sí el torero conducía bajo los efectos del alcohol, de si iba demasiado deprisa....tampoco favorecen nada a estas víctimas porque lejos de proporcionarlos paz, les genera más resentimiento y venganza, algo por otro lado lógico pero que si no se sabe abordar puede suponer no sólo que hayamos perdido a este hombre sino también a su mujer, padres, hijos...y estas "pérdidas" no podemos consentirlas por cuanto estaremos perdiendo seres humanos, miembros de la comunidad como lo podemos ser cualquiera de nosotros.

Por eso la Justicia Restaurativa es buena no sólo en el ámbito penal, sino en cualquier faceta de nuestra vida: laboral, comunitario...ya que fomenta la reconciliación y cicatrización de las "heridas", empezando por la reconciliación con uno mismo. Esto hace posible que tomemos el control de nuestra vida, dificil si nos metemos en un rol perpetuo de víctima, delegando todo el peso de la restauración del daño en profesionales que por muy preparados que estén son personas totalmente extrañas al problema. Si los familiares desean respuestas está bien que se se abra un proceso judicial pero se debería tratar el tema desde la filosofía restaurativa para no saciar sólo su deseo de venganza, sino también el de hacer justicia, restaurando en la medida de lo posible las necesidades no sólo materiales sino emocionales.

Hasta que no se entienda que la atención no sólo del infractor sino principalmente de la víctima, debe encauzarse desde la Justicia Restaurativa, seguiremos teniendo seres humanos no reinsertados, y hablo no sólo de infractores sino también de víctimas tanto directas como indirectas de delitos y esto es algo que no deberíamos permitir.

Last modified on Tuesday, 25 September 2012 09:40
Virginia Domingo

(Burgos, 17 de mayo 1975)

Soy periodista frustrada, estudié derecho, por defecto  y a pesar de todo,  me gustó. Fui durante más de ocho años  Juez Sustituta, lo que me hizo ver la realidad de la justicia y  su falta de humanidad, así llegué en el 2004 a la Justicia Restaurativa. Actualmente soy la coordinadora del Servicio de Mediación Penal de Castilla y León (Burgos) y presidenta del Instituto de Justicia Restaurativa-Amepax ( la entidad que proporciona este servicio). Soy experta y consultora internacional en Justicia Restaurativa. Mediadora Penal y Presidenta de la Sociedad Cientifica de Justicia Restaurativa. Miembro del Comité de investigación del Foro Europeo de Justicia Restaurativa, participo regularmente en las reuniones de este Foro y he ofrecido varias charlas a nivel internacional, asimismo he realizado diversos trabajos de investigación sobre Justicia Restaurativa y mediación en materia penal. Y sigo luchando porque se regule la Justicia Restaurativa como un derecho más para las victimas de cualquier delito con independencia del lugar donde lo sufran.

 

www.justiciarestaurativa.es/