La corrupción es un fenómeno social, político y económico que afecta a todos los países. ¿Pero qué es la corrupción? Sin duda, es un concepto demasiado amplio que incluye sobornos, fraudes, apropiaciones indebidas u otras formas de desviación de dinero. Es interesante, cómo una de las definiciones de corrupción es la de “un proceso natural de degradación”

A la corrupción, se encadenan generalmente otros delitos, ya que el infractor suele recurrir a otros hechos delictivos para continuar sus actividades de beneficios. El problema es que estos delincuentes, generalmente son vistos desde un punto de vista diferente, el estigma de ser delincuente no recae sobre ellos como una “losa”, más  bien generan en algunos, cierta “envidia” por cómo personas que de por sí, ya tienen recursos suficientes y de sobra, “amasan” más dinero, a través de actuaciones delictivas.

Los medios lo anunciaban con bombo y platillo, uno de los mayores capos mexicanos caía.

Heriberto Lazcano, mejor conocido como El Lazca, habría sido abatido por Marinos, sí, militares que resguardan nuestra seguridad, como una buena cuasidictadura.

I.- Planteamiento general.

Las medidas de seguridad constituyen, junto con las penas, una de las consecuencias principales del delito. No obstante, las posibles coincidencias que pudieran existir entre ambas, hay que tener en cuenta que la diferencia principal entre unas y otras -penas y medidas- radica en los conceptos de peligrosidad y culpabilidad. El fundamento de las medidas de seguridad es la peligrosidad -art. 6 CP- mientras que el de las penas, es la culpabilidad -art. 5 CP-.