La Fiscalía de Menores advirtió ayer sobre la proliferación de los casos de sexting entre los menores de edad, consistente en el envío de imágenes a través de móvil o Internet con contenido sexuales, y de la sextorsión, chantaje que se hace a la persona que aparece en dichas imágenes. La fiscal Gema García considera funamental denunciar estos casos, donde habitualmente la víctima suele ser una niña y el autor un joven de 14 o más o un adulto.