La gestión de las crisis pone a prueba la capacidad de reacción y la agilidad mental de cualquier ser humano. Un amplio rango de profesionales se encuentran con situaciones de alto riesgo con mayor frecuencia que el resto de la población: me refiero a médicos, miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, trabajadores sociales u operarios de seguridad privada. Hallarse ante un hombre o mujer armado, una persona con serias intenciones autolíticas o, sencillamente, ante una persona (o personas) que representen un peligro inminente es algo que, tarde o temprano, nos puede suceder a todos.

A propósito de la sentencia del Tribunal Supremo sobre el Juez Garzón

 

I.- INTRODUCCIÓN.

 

El propio Tribunal Constitucional (TC) ha declarado, en diversas ocasiones, que la situación de sujeción especial de un interno en un establecimiento penitenciario no puede implicar la eliminación de sus derechos fundamentales, lo que obliga a que el marco normativo que regula, entre otros, el derecho al secreto de las comunicaciones en el interior de los centros penitenciarios, venga determinado, no sólo por lo dispuesto en el artículo 18.3 CE, sino también y primordialmente por el artículo 25.2 CE, que establece que el condenado a pena de prisión que estuviere cumpliendo la misma gozará de los derechos fundamentales del Capítulo II -entre los cuales se encuentran el derecho al secreto de las comunicaciones- a excepción de los que se vean expresamente limitados por el contenido del fallo condenatorio, el sentido de la pena y la ley penitenciaria. En definitiva, que los internos en un Centro Penitenciario siguen siendo titulares del derecho al secreto de las comunicaciones (art. 18.3 CE), si bien la Ley Orgánica General Penitenciaria y su Reglamento determinan los límites de su ejercicio en atención a las peculiaridades de la relación penitenciaria.

Martes, 26 de abril

Miro el papelucho de la segunda comunicación. El jueves a las 10 de la mañana he de estar listo y arreglado para recibir a mi parienta y a mi madre; quizás también aparezca el viejo, aunque lo dudo. Parece ser que esta encabronado conmigo. A mi peque, bueno…, no me queda otra que hablar con él casi a diario por teléfono. La madre no lo trae y me he de conformar con un, ¿cómo estás, mi amor?, ¿qué tal el cole?, y tus amigos, ¿tienes muchos?, ¿comes bien? Y otra serie de preguntas que en un minuto, a los sumo dos, he de soltar al pobre niño que apenas balbucea las respuestas y siempre termina con las mismas dudas:

Foto:  Pete Souza (Casa Blanca)

De acuerdo con Jay Carney, secretario de prensa de la Casa Blanca, el Presidente recibió  información minuto a minuto durante la operación en el complejo de Osama Bin Laden. Imágenes en la televisión muestran a la secretaria de Estado Hillary Clinton horrorizada cuando vio el vídeo de la operación. Esto llegó a nosotros un día después de que los Estados Unidos  finalmente alcanzaran al que ha sido el enemigo número uno en América, y lo mató en un tiroteo que duró 40 minutos.