En el estudio del perfil del criminal nos encontramos con diferentes casos que nos llevan a clasificarlos por grupos.

A pesar de la creencia popular, un asesino en serie es un subtipo de asesino múltiple, pero no por eso un asesino múltiple es siempre un asesino en serie.

Éste articulo se puede llevar a término gracias al trabajo de investigación y formación de Juan Francisco Alcaraz Albertos de la Sociedad Española de Investigación de Perfiles Criminológicos (SEIPC)

En su empeño por alcanzar el máximo rigor científico en la elaboración de perfiles psicológicos de delincuentes violentos, los casos elegidos por el perfilador psicológico han de compartir dos características muy concretas: su relevancia y su naturaleza.

Deben ser relevantes por la gravedad de los actos que se contemplan y por las consecuencias que de ellos se derivan. Los casos, delitos violentos como el homicidio y la agresión sexual, muestran variedad de agresores que eligen diferentes tipos de víctimas y que las agreden utilizando diferentes estilos para las mismas conductas, de tal modo que evidencian ser diferentes personalidades que llevan a cabo muy similares comportamientos. Son hechos que provocan un gran sufrimiento a las víctimas y a su entorno, cuando no la muerte, a la vez que provocan un gran daño a la sociedad en la que suceden, que ve mermada su libertad y su derechos fundamentales a la vida y a la seguridad.