En 2012, un documental centrado en la figura del terrible líder guerrillero Joseph Kony apareció casi de la nada, convirtiéndose en la campaña viral más poderosa de la historia, con casi cincuenta millones de visitas en Youtube en cuatro días, y otros tantos millones de tweets y “me gusta” en sendas redes sociales.