“El interés de los Estados en la tutela del orden jurídico”
 

Resumen: Las relaciones entre los Estados que forman parte de la Comunidad Internacional son cada vez más intensas y las delimitaciones geográficas de sus fronteras constituyen cada vez menos barreras en los intercambios de todo tipo entre los distintos miembros de esta comunidad de Estados. El proceso de globalización característico de nuestro tiempo es aprovechado con frecuencia por la delincuencia, principalmente la organizada, para cometer delitos en otros países diferentes a los de su nacionalidad.

La Justicia Penal Internacional

El principio de justicia universal se fundamenta en la idea de que ciertos delitos puedan ser sancionados por cualquier Estado, porque los infractores son enemigos de toda la humanidad y todas las Naciones tienen el mismo interés en su captura y castigo. Esta colaboración en materia penal es ya hoy una realidad palpable, que avanza, cada vez con más fuerza, hacia el objetivo de estrechar,  aún más, los lazos de colaboración entre los Estados con la finalidad de poder llegar, algún día, a un modelo de justicia penal internacional. Un hito importante en el logro de este objetivo lo constituye el Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional (CPI) de fecha 17 de julio de 1998.