Esta pequeña república del Sudeste asiático es una próspera isla que alcanzó su independencia de Gran Bretaña en 1963 y del resto de la vecina Malasia en 1965. Desde entonces, la Ciudad de los Leones (Singapur, en sánscrito) ocupa un privilegiado lugar entre los países del mundo con mayor Índice de Desarrollo Humano (en los informes de la ONU de 2011, la sitúan en el puesto 26º; tres por detrás de España); pero si esta Ciudad-Estado –que guarda ciertas similitudes con Mónaco– se ha hecho famosa en todo el mundo, desde el punto de vista jurídico, ha sido por la severidad de algunas de sus normas como la conocida Smoking (Prohibition in Certain Places) Act, de 1992, que prohibió fumar en diversos locales y vehículos con multas que podían alcanzar hasta los 1.000 dólares singapurenses (al cambio, unos 630 euros); y, sobre todo, por su curiosa ley que prohibió la importación y venta de chicles.

Durante el siglo XIX, las autoridades británicas que dominaban la India divulgaron en Occidente el Dharma Shaastrá; un ancestral código de leyes escrito en sánscrito que los hinduistas atribuían al primer hombre que –de acuerdo con sus creencias– habitó la Tierra tras sobrevivir al diluvio universal: Manú. Los expertos aún no se han puesto de acuerdo a la hora de fechar estas normas pero la mayoría datan este cuerpo normativo entorno al siglo III a.C. En su interior, junto al famoso sistema de castas y sus ocupaciones, los doce capítulos de este compendio legal establecen numerosas reglas sobre temas tan diversos como el karma y la reencarnación o las obligaciones de los reyes. Desde el punto de vista jurídico, las 420 disposiciones de su libro octavo son uno de los contenidos más interesantes al regular la normativa civil y criminal –salvando las distancias– como si fueran dos leyes de enjuiciamiento de aquella época.

No hace mucho, durante el desfile de carrozas de las Fiestas Patronales de Molina de Segura, una frágil niña de 8 años era atropellada por una carroza, y digo carroza para que usted lo entienda porque menos carroza es de todo. Son verdaderos camiones pesados, lobos disfrazados de cordero, que circulan a baja velocidad por las coloridas calles de la ciudad. A bordo de estas carrozas parece que se pierde el respeto, la educación y el límite en la ingesta de alcohol. La excusa es la misma siempre “estamos en fiestas”, como si ese fuese el motivo que evita que mueras por intoxicación etílica o por accidente de tráfico. ‘Nunca pasa nada’ o eso cree la gente, porque sí que pasa.

“El interés de los Estados en la tutela del orden jurídico”
 

Resumen: Las relaciones entre los Estados que forman parte de la Comunidad Internacional son cada vez más intensas y las delimitaciones geográficas de sus fronteras constituyen cada vez menos barreras en los intercambios de todo tipo entre los distintos miembros de esta comunidad de Estados. El proceso de globalización característico de nuestro tiempo es aprovechado con frecuencia por la delincuencia, principalmente la organizada, para cometer delitos en otros países diferentes a los de su nacionalidad.

Como policía tengo la obligación cumplir y hacer cumplir las leyes; como estudioso de la criminalidad mi obligación es estudiar la ley y proponer soluciones para eliminar esos delitos o, por lo menos, disminuir las conductas criminales.

    Pocas leyes han generado tanta polémica en España como la Ley Integral de medidas contra la Violencia de Género (en adelante, LIVG). De hecho, se han presentado contra ella más de doscientas cuestiones de inconstitucionalidad realizadas por diferentes juzgados e instituciones.

    La LIVG lleva en vigor en España siete años y, aunque está concebida desde el punto de vista criminológico –digo criminológico porque es una de las pocas leyes existentes que ha intentado atajar un tipo delictual desde muy diferentes aspectos– no ataca el problema de forma exclusivamente penal a fin de crear lo que se ha dado en llamar cultura de género#; sin embargo, podemos decir que el principal objetivo de la LIVG –disminuir la cantidad de muertes producidas por hombres a mujeres dentro del ámbito familiar– no se ha conseguido, ya que el número de casos de muertes no solo no ha disminuido, sino que incluso se ha visto aumentado, motivo por el cual podemos hablar de fracaso o de nula efectividad de la Ley.

RESUMEN: El Autor, desde una óptica jurídica e histórica trata de analizar si los reiterados intentos en  España de crear las que se dieron en llamar “Policías de Barrio” o ,en ocasiones, de Proximidad, fueron algo nuevo  o por el contrario, significaron una ignorancia de nuestra historia policial, intentado copias que, como toda copia, nunca podrán alcanzar  la calidad del original.-

La utilización de la Policía para intereses políticos
 

Ante las muchas y disparatadas opiniones que venimos oyendo y leyendo sobre las ocasiones en que debe intervenir la Policía en relación con órdenes  emanadas o no  del Poder Ejecutivo. El autor de este artículo pretende introducir algunas aclaraciones jurídicas sobre el papel que las Fuerzas y Cuerpos de seguridad deben asumir en la evitación del delito.

A propósito de la historia argentina

El presente trabajo busca abordar el desarrollo histórico a través del cual se configura y articula el ejercicio del poder legal del Estado, su evolución desde la monarquía, el traspaso de la soberanía desde el soberano a la nación, la justificación del Estado de Derecho y las razones de Estado al servicio de la dominación, su evolución y la articulación de los derechos esenciales como fuente y límite a la soberanía, configurando su actual desarrollo (¿realidad o fantasía?) como Estado Servidor de la persona humana, al reconocer como fundamento los derechos esenciales, anteriores y superiores a al propio Estado. Para ello ilustraremos una penosa época de la historia Argentina, donde se utilizó el derecho como un mecanismo de control y clasificación, eminentemente excluyente de los derechos humanos esenciales, dando cuenta como la ley, por ser una construcción social, sino se adscribe a principios puede llegar a ser criminal e incorporando el concepto de justicia a la igualdad de todos ante la norma.

La joven sevillana Marta del Castillo. Los imputados no revelan el paradero del cadáver.

Asistimos a sucesos espeluznantes, casos sin explicación, cometidos por niños, que en ocasiones son verdaderas bestias del delito.

Falta de valores apuntan algunos o quizá, valores equivocados. Uno de los episodios más violentos en la región de Murcia ocurría este año en Lorquí, un joven golpeaba a una chica con una plancha en la cabeza, hasta el punto de llegar casi a matarla, sin explicación, sin sentido.

  • El PP ha emitido un comunicado tras conocerse el fallo del Constitucional
  • Lamenta profundamente que las pruebas que convencieron al Tribunal Supremo no hayan convencido al Constitucional
  • Así mismo, valor de forma especial a  los que anunciaron un voto particular
Page 1 of 2