• El diario The Guardian ha informado del hecho
  • Sucedió el pasado mes de marzo
  • Las ONG piden que se investigue el caso