“Nihil novum sub sole”

El llamado “Lover Boy” es un proxeneta de nueva generación, que actúa como un verdadero predador sexual con el objetivo de obtener dinero fácil, utilizando el ardid de seducir a mujeres convirtiéndose en un falso novio de las mismas para, posteriormente, explotarlas sexualmente.

En la regulación española de los delitos relativos a la prostitución, el Art. 188.1 del Código Penal tipifica, según la redacción dada a este precepto en 2003, que el que determine, empleando violencia, intimidación o engaño, o abusando de una situación de superioridad o de necesidad o vulnerabilidad de la víctima, a persona mayor de edad a ejercer la prostitución o a mantenerse en ella, será castigado con las penas de prisión de dos a cuatro años y multa de 12 a 24 meses. En la misma pena incurrirá el que se lucre explotando la prostitución de otra persona, aun con el consentimiento de la misma.

Bibiana Aído presentó ayer un primer balance sobre la trata con fines de explotación sexual correspondiente al año 2010. La secretaría de Estado de Igualdad avanzó los primeros datos en la inauguración de un seminario de trabajo sobre dicha forma de esclavitud promovido por la Defensora del Pueblo, María Luisa Cava de Llano, que es la encargada de preparar un informe que presentará al Parlamento a finales de año.

Según palabras de Aído, el año pasado se realizaron un total de 2.344 inspecciones policiales, desmantelaron un total de 335 organizaciones y identificaron a 1.641 víctimas, un 92% de las cuales eran mujeres y niñas. En 2009 cayeron 158 redes y se identificaron 1.300 víctimas.