Su posible traslado a la sociedad actual

 

altDon Quijote concibe la justicia penal partiendo de la bondad, la caridad, la misericordia y la compasión, lo que le lleva a percibir al delincuente más como una víctima que como un transgresor, de ahí su consideración del castigo de la conducta delictiva como algo inmerecido. Partiendo de esta premisa, el autor de este artículo analiza los posibles paralelismos que tiene en la sociedad actual esta percepción de Don Quijote.