Los drug courts o tribunales de drogas son tribunales especiales desarrollados principalmente en Estados Unidos con el objetivo de mejorar ostensiblemente los resultados, tanto a nivel de reincidencia como de reducción del consumo de drogas, de las personas que han cometido algún delito que esté directamente relacionado con la dependencia o el abuso de algún tipo de droga. Por norma general, el perfil con el que trabajan estos tribunales es el de personas que han cometido delitos no violentos, con contadas excepciones de delincuentes violentos.