Tras una pausa, volvemos a la carga con una nueva entrega de esta serie de ‘10 cosas que puedes hacer para ayudar a la Criminología’, y en este capítulo veremos otra más.

Hace varios años que vengo leyendo en prensa y escuchando de otros compañeros, que Criminología es una de las carreras más demandadas por los nuevos estudiantes universitarios. Pese a que cada vez hay más criminólogos egresados, las salidas profesionales de la carrera no se han desarrollado conjuntamente con el éxito que parecen tener estos estudios.

Pesimismo.

(De pésimo).

1. m. Propensión a ver y juzgar las cosas en su aspecto más desfavorable.

2. m. Sistema filosófico que consiste en atribuir al universo la mayor imperfección posible.

Es paradójico que una de las principales funciones de los criminólogos sea la de insertar presos en la sociedad disminuyendo los índices de reincidencia y que no seamos capaces de insertarnos nosotros mismos en el ámbito profesional y social, o por lo menos, no lo hayamos sido hasta el momento.

Se están haciendo muchos esfuerzos, se llevan haciendo muchos esfuerzos, desde diferentes colectivos: asociaciones, empresas, agrupaciones de alumnos y antiguos alumnos. Todo es muy positivo, y digo, muy positivo porque se palpa la inquietud de los nuevos titulados y la predisposición para empezar a hacer cosas, eje fundamental sobre el que se debe asentar el inicio de la profesión.