Virginia Domingo

Virginia Domingo

(Burgos, 17 de mayo 1975)

Soy periodista frustrada, estudié derecho, por defecto  y a pesar de todo,  me gustó. Fui durante más de ocho años  Juez Sustituta, lo que me hizo ver la realidad de la justicia y  su falta de humanidad, así llegué en el 2004 a la Justicia Restaurativa. Actualmente soy la coordinadora del Servicio de Mediación Penal de Castilla y León (Burgos) y presidenta del Instituto de Justicia Restaurativa-Amepax ( la entidad que proporciona este servicio). Soy experta y consultora internacional en Justicia Restaurativa. Mediadora Penal y Presidenta de la Sociedad Cientifica de Justicia Restaurativa. Miembro del Comité de investigación del Foro Europeo de Justicia Restaurativa, participo regularmente en las reuniones de este Foro y he ofrecido varias charlas a nivel internacional, asimismo he realizado diversos trabajos de investigación sobre Justicia Restaurativa y mediación en materia penal. Y sigo luchando porque se regule la Justicia Restaurativa como un derecho más para las victimas de cualquier delito con independencia del lugar donde lo sufran.

 

“El ministro de Justicia presentó el 11 de octubre en el Consejo de Ministros un anteproyecto de reforma del código penal. Como avanzó Gallardón hace un mes el nuevo texto incluye prisión permanente revisable para delitos de terrorismo y determinados tipos de asesinato. También incluye un informe sobre el futuro estatuto de víctimas”.

Me gustaría empezar diciendo que si alguien está en contra del endurecimiento de las penas, soy yo. Como defensora de la Justicia Restaurativa creo en atender primero a las víctimas y ocuparnos de ayudarlas a superar el trauma y desde luego, no me parece bueno hacerlas creer con insistencia, generando casi una cierta obsesión en ellas que más castigo, más penas es la solución al dolor de haber sufrido un delito y de por ejemplo, haber perdido un ser querido. Se aferran a este endurecimiento creyendo que una vez conseguido, podrán superar lo vivido, curar heridas y “pasar página” pero la realidad es que en la mayoría de los casos no es así.

"La Audiencia provincial de Madrid ha revocado una condena impuesta al dueño de una farmacia por dos delitos de acoso sexual que habría cometido supuestamente contra dos empleadas al entender que los hechos no corresponden con la acusación y ha apuntado que lo sucedido podría ser constitutivo de delito de abuso sexual.

Noelia de Mingo, la médico de la Fundación Jiménez Díaz que mató a tres personas e hirió a otras siete en 2003, saldrá un mes de vacaciones. La asociación de defensa del paciente que se personó como acusación particular ha calificado la decisión del juez de autentica barbaridad y a de Mingo, de peligro real para el resto de los ciudadanos. El equipo técnico que la valora considera que es necesario que vaya reintegrándose en la vida cotidiana como forma de recuperación. Noelia de Mingo padece esquizofrenia paranoide, enfermedad para lo que no hay cura, tan sólo medidas de control de la enfermedad y dado que el juez considera que sigue siendo necesario la medida de internamiento es un despropósito que se la permita salir.

El artículo 25 de la constitución española establece que las penas y las medidas de seguridad están orientadas hacia la reducación y reinserción social. Otras normas como la ley orgánica general penitenciaria también hablan de esta reinserción.

“Perdón es la fragancia que la violeta suelta cuando se levanta el zapato que la aplastó” Mark Twain

El líder de Batasuna, Arnaldo Otegui asegura en un libro que se publicará próximamente que pide “disculpas” a las familias de las victimas de Eta si como portavoz de la formación ilegalizada ha añadido dolor o humillación. Lo siento de corazón, dice”

Como se puede ver otra vez estamos a vueltas con el perdón, y quizá la culpa no es de los que lo utilizan sin creerlo realmente, creo que  de forma indirecta es de la Justicia Restaurativa o más bien de su mal uso, de los que  han intentado transmitir a la sociedad y a los políticos que la Justicia Restaurativa es sobre pedir perdón y ya está, esto ha dañado el sentido y la esencia de esta justicia y sino, no hay más que ver el ejemplo de los famosos encuentros restaurativos víctimas y presos de ETA.

A propósito del artículo “la justicia restaurativa ¿quién es la víctima?", de nuestro compañero Víctor Manuel Comendador, con el que estoy cordialmente en total desacuerdo, voy a aprovechar esta valiosa oportunidad para clarificar conceptos de lo que es y no es justicia restaurativa y cuales son sus valores y principios, eliminando algunos mitos, que lastran la efectividad de la Justicia Restaurativa, ya probada en otros países desde principios de los setenta.

“Cerco a José Bretón, el padre de Ruth y José, los niños desaparecidos en Córdoba hace más de once meses. Los informes en los que ha trabajado el Instituto Nacional de toxicología y de la Universidad Complutense de Madrid han revelado que los huesos hallados en la finca de las Quemadillas son humanos. De esta forma, los expertos coinciden con los análisis de los otros dos informes encargados por la familia materna que apuntaban que los restos eran humanos, contradiciendo así el primer informe realizado por una técnico de la Policía científica en noviembre de 2011 y que afirmó que eran de animales”.

“Una justicia diferente: ¿por qué Anders Breivik sólo fue sentenciado a 21 años por matar a 77 personas? Como americano o quizá persona humana es duro no sentirse abrumado o indignado con que el noruego solo fuera condenado a 21 años de prisión por los ataques del año pasado, incluyendo un atentado bomba en Oslo y el disparo a sangre fría de muchos jóvenes. Es poco menos de 100 días por asesinato. Unos cuantos supervivientes y familiares de víctimas expresaron su alivio y satisfacción por el veredicto. Es chocante ver a los noruegos dar la bienvenida a esta leve sentencia”.

Este es un extracto de un artículo publicado en un periódico americano, a propósito de la condena de este asesino noruego. Realmente para muchos de nosotros que nunca hemos sido víctimas, al menos de un delito tan grave, nos puede resultar muy poco tiempo , incluso podemos pensar que en EEUU hubiera sido condenado a pena de muerte o cadena perpetua, lo cual sin duda hubiera supuesto un alivio para muchos. Pero, ¿también para las víctimas? Por supuesto que no. Muchos se preguntaran ¿están los noruegos hechos de otra “pasta”? ¿Son tan diferentes al resto de los seres de este planeta? Como se pregunta este periódico americano ¿es porque en Noruega han aplicado la Justicia Restaurativa frente a la Retributiva de los demás países?

"Instituciones penitenciarias ya confirmó el viernes pasado por la tarde la concesión del tercer grado al preso Uribetxebarria por razones humanitarias y porque entendía que pese a la entidad de los delitos cometidos, entre ellos el secuestro durante 532 días de José Antonio Ortega Lara, resulta indudable que la gravedad de la enfermedad y su previsible evolución mitigan extraordinariamente la peligrosidad del recluso. La decisión obedece a la aplicación del artículo 104.4 del reglamento penitenciario.

La Secretaria General de prisiones condicionaba la libertad condicional del recluso al cumplimiento de varias y estrictas normas de conducta, que se mantenga alejado de sus victimas y familiares, y la prohibición de participar de forma activa o pasiva en manifestaciones públicas de enaltecimiento o legitimación de la violencia. Mientras las víctimas de este preso, estudian una huelga de hambre contra la excarcelación”

“Continúan los ataques a supermercados amparados en el camino abierto por el SAT (sindicato andaluz de trabajadores) con el alcalde de Marinaleda  y diputado andaluz por IU, Sánchez Gordillo)” “Ya se ha producido los primeros efectos de su desafío a la justicia: al asalto a un supermercado Coviran, la pasada semana, se suman ataques-pintadas a dos centros de mercadona y a una furgoneta de reparto  de Valencia”. “Las patronales del sector consideran que promover estas actuaciones rompen con los principios más elementales de la convivencia en un país democrático”

Podríamos pensar de una forma romántica en Robin Hood, incluso me viene a la mente Errol Flyn, con sus mallas verdes, robando a los ricos para dárselo a los pobres, pero claro esto no es una película, ni estamos en épocas pasadas de represión de un señor feudal, estamos en un país democrático.