A la hora de describir el crimen organizado se suele hacer énfasis en las similitudes que una organización criminal tiene con cualquier empresa. La diferencia fundamental entre unas y otras es su carácter legal o ilegal, pero las estructuras con las que funcionan unas y otras cuentan con aspectos que se pueden considerar comunes, y que sirven para analizar mejor el sistema de las empresas que se dedican a actividades criminales.