A la hora de describir el crimen organizado se suele hacer énfasis en las similitudes que una organización criminal tiene con cualquier empresa. La diferencia fundamental entre unas y otras es su carácter legal o ilegal, pero las estructuras con las que funcionan unas y otras cuentan con aspectos que se pueden considerar comunes, y que sirven para analizar mejor el sistema de las empresas que se dedican a actividades criminales. 

En contraposición con la delincuencia tradicional, habitual u ocasional, el crimen organizado es una "empresa" jerarquizada que genera múltiples beneficios, luego su móvil delictivo , es puramente económico y no sólo para el que ejerce el mayor cargo en la organización, cada escalón tiene en común respecto al anterior, el mismo móvil criminal, en sus distintas proporciones dinerarias, cada concepto aquí reflejado describe los condicionantes que identifican su razón de ser, esto es, gravedad, asociación, estructura y personalización.