La Europa sin fronteras podría tener los días contados. El anuncio del ejecutivo danés de reimplantar las ancestrales aduanas como medida de control ante “el incremento de los delitos transfronterizos” ha sorprendido muy negativamente al resto de Europa, en especial a la Comisión Europea que se reunirá en las próximas semanas para tratar la situación.