EEUU, país con un 30% de población ilegal, lleva varios intentos de endurecer la ley contra la inmigración ilegal en varios Estados, pero hasta ahora no ha tenido éxito. El más sonado precedente fue la famosa ley anti inmigración de Arizona, que finalmente no fue a buen puerto. En esta ocasión, la aprobación de la ley en Florida puede sentar precedentes.