Tras una pausa, volvemos a la carga con una nueva entrega de esta serie de ‘10 cosas que puedes hacer para ayudar a la Criminología’, y en este capítulo veremos otra más.

Ya han sido unas cuantas veces las que me he dicho a mi mismo "no vas a escribir más artículos de esos motivacionales de mierda, no más puke rainbows joder" (Sí, mi discurso interior está repleto de memes y insultos, pero de cara al exterior procuro moderarme un poco). Sin embargo, aquí estoy una vez más haciendo que las teclas suenen muy fuerte (siempre he pensado que cuanto más aporreo el teclado más contundente y seguro suena mi argumento, puro imaginario personal) escribiendo algo que podría ser altamente calificable como de autoayuda, lo cual me horripila. Pero oye, como mínimo aviso de que lo que viene a continuación es un artículo gratuito e innecesario, que hay que ir con la verdad por delante.