Joe suele beber cuando está enfadado y se siente vulnerable, y gusta de ahogar las penas en solitario. Bebe para atenuar esas emociones, y hasta que no lo consigue no para de pedir una copa tras otra. Cuando, inesperadamente, su primo aparece enmedio de su ritual sobreviene en él una sensación de enfado y sentimientos hostiles sobre su llegada. Joe ha bebido mucho, y su primo lo compara con su padre, quien también solía abusar del alcohol. Joe reacciona violentamente agrediendo a su primo, que necesitó tratamiento médico.