¿Quién se beneficia de esta situación?

No a todos los Estados les beneficia por igual las revueltas, lógicamente a aquellos países que ya poseían negocios o aliados políticos en el país les perjudica. Entre estas naciones, las mayores perjudicadas son Italia que posee numerosos acuerdos con Libia, y China que en los últimos años ha apostado fuertemente por el continente africano. Actualmente China tiene 75 compañías con operaciones en Libia y en total unos 20.0000 millones de dólares invertidos.

¿Cinismo o Humanitarismo?

¿Por qué apoya la ONU y la OTAN una intervención en Libia y no en otros países, en los que igualmente están dirigidos por un tirano, como Irán, Corea del norte, Yemen, Jordania, Cuba, Siria…? Antes de responder expondré algunos datos que nos vislumbrarán las razones acerca de la situación de Libia:

Parte I: Antecedentes y Causas

Cuando Mohamed Bouazzi prendió fuego a su propio cuerpo a lo bonzo por la desesperación de ver cómo su única fuente de sustento era destruida por la policía, poco podía imaginar lo que supondría en el resto del mundo, donde a día de hoy hay más de 20 países que han sufrido el contagio epidémico de  protestas en demanda de reformas democráticas. Unos las han contenido mediante la fuerza, otros a base de reformas sociales y unos terceros han sucumbido a la revolución provocando la salida del poder de sus mandatarios.

Así al menos nos lo han contado los medios de comunicación desde el 17 de diciembre del pasado 2010; sin embargo, existen voces que nos hacen pensar en otra posible concepción de la “primavera árabe, poniendo el objetivo en los intereses ocultos y las posibles consecuencias que se derivarán en el resto del mundo. ¿Es posible que existiera una estrategia previa por parte de otros países o agencias de inteligencia para desestabilizar los países de mayoría religiosa musulmana? ¿Qué intereses hay en las revueltas en el Magreb1 y Maxreq2? ¿Quiénes se benefician de esta situación? ¿Qué consecuencias traerán al resto del mundo?

El portavoz parlamentario de IU registra una pregunta parlamentaria en el Congreso ante la posible “vulneración de la Convención de la ONU sobre el Derecho del Mar, que obliga a prestar auxilio a las personas en peligro en el mar”.
Gaspar Llamazares, portavoz parlamentario de Izquierda Unida, ha registrado hoy en el Congreso una pregunta dirigida al Gobierno en la que interroga sobre qué actuación piensa tomar para contribuir a aclarar desde nuestro país –activo miembro de la OTAN-  la muerte por hambre y sed de 61 inmigrantes procedentes de Libia, entre ellos varias mujeres y niños, tras permanecer en una embarcación abandonados a la deriva en el Mediterráneo durante 16 días.