¿Quién se beneficia de esta situación?

No a todos los Estados les beneficia por igual las revueltas, lógicamente a aquellos países que ya poseían negocios o aliados políticos en el país les perjudica. Entre estas naciones, las mayores perjudicadas son Italia que posee numerosos acuerdos con Libia, y China que en los últimos años ha apostado fuertemente por el continente africano. Actualmente China tiene 75 compañías con operaciones en Libia y en total unos 20.0000 millones de dólares invertidos.