Como ya sabéis, dentro de dos meses Criminología y Justicia celebra su primer aniversario. Y nos hace especial ilusión que dicho evento sea especial, aportando nuestro granito de arena a esa interactividad que nos dáis a diario a través de los principales canales de difusión web.

Una niñata antisistema y ocupa (según algunos) parando un fur... on Twitpic

El día de ayer fue intenso. Tras dos semanas evitando incidentes con los acampados del 15 M, una desafortunada decisión provocó una verdadera batalla  en Plaza Cataluña y sus alrededores. Las cifras son suficientemente altas como para hablar del fracaso absoluto de la operación: 121 heridos, uno de ellos grave, y 37 de ellos policías (tantos o más que en cualquier celebración de un título de F.C Barcelona, que recordemos que es uno de los motivos por los que se llevó a cabo la limpieza). Ello unido a las imágenes de los golpes fuera de lugar a los manifestantes hacen de lo acontecido ayer una situación muy grave y, sobretodo, totalmente evitable. Y todo debido a algo que en parte reconoció Felip Puig en la rueda de prensa que celebró ayer por la tarde: que quizá no habían tenido en cuenta el poder de convocatoria de las redes sociales. Un pequeño detalle de previsión que se les había escapado, un descuido, un menosprecio al poder de intercomunicación que está adquiriendo el ciudadano, pero un descuido que no deja de sorprender que se pudiera pasar por alto, más viendo los acontecimientos y el poder de convocatoria de las últimas reivindicaciones que se vienen llevando a cabo, empezando por las realizadas contra la ley Sinde. Y ayer no fue una excepción: en cuanto la gente empezó a tener conocimiento de lo que podía pasar en Plaza Cataluña, acudió en masa a la llamada.