Se considera al poder político como responsable directo de mantener la seguridad pública, empero, no es sólo responsabilidad única de éste, la sociedad ha olvidado que las personas que actualmente ostentan dicho poder, son servidores de la sociedad, que en ocasiones actúan de manera irresponsable contra la criminalidad, la sociedad por medio de sus instituciones ha dejado de ejercer su función en la formación de sujetos, que se inspiren en la vida y no en la muerte para alcanzar sus logros, sujetos que carecen de  toda empatía hacia sus semejantes, los delincuentes son “hijos de la sociedad”, hijos que no han tenido la debida atención temprana y que se convierten en sujetos nocivos de su propio origen: la sociedad.

 

Los medios de comunicación juegan un papel muy importante en el aspecto comunicativo, no dudamos de su poder, de su capacidad de influencia en el movimiento ciudadano y de educadores. Ellos se encargan de reflejar la sociedad, de ofrecer la información para que sea el público quien decida. Las personas con discapacidad son parte de esa sociedad, nuestra sociedad. Y por eso -los medios- deben reflejar a las personas en esta situación, como algo normal, sin que el término sea lo importante. No nos olvidamos de que en España hay más de 4 millones de personas con discapacidad, y si a esto le sumamos sus familiares, la cifra es de 10 millones de personas que, directa o indirectamente, están relacionadas con la discapacidad. Por tanto, es un público que incrementa nuestra cifra y que ha de ser tenido en cuenta.

La cuestión de las estadísticas criminales y la investigación teórico-práctica (IV)

Con el paso de la Sociedad Feudal a la sociedad regida por la burguesía, cambia el modo de gobierno político y social. Ya no será el soberano la encarnación de la Ley, sino que será a través del Estado que intentará gobernar para todos.

En las ciencias sociales, este cambio político también repercute, ya que éstas se servirán del discurso científico para encontrar soluciones a los problemas sociales que puedan llegar a presentarse, incluidos entre ellos, la criminalidad.

Como hemos visto, la estadística criminal se consolida hacia la misma época en que el positivismo lo hace en torno a la cuestión criminal, sobre todo con Lombroso. Las primeras tareas estadísticas de aquel momento se dan en el marco de las agencias gubernamentales, es decir, las nuevas policías, las penitenciarías, y las agencias relacionadas con la administración de la Justicia.

    Ya hemos visto, que el inductivismo, es una metodología que va de lo particular a lo general, intentando encontrar leyes universales aplicables a toda la población que se estudia o investiga. Esta metodología, es propia de las ciencias naturales, donde su método de abordaje ha consistido históricamente en analizar distintas muestras, y hacer coextensibles a todos los especimenes de la especie los resultados obtenidos. Y también, dividir categóricamente a dicha población, en diversas tipologías bien delimitadas unas con otras, con características persistentes en el tiempo, y por sobre todas las cosas, genéricas.

Antes de que la policía noruega detuviera a Anders Bering Breivik –autor confeso de la masacre de más de 70 personas en Oslo y la isla de Utøya, el 22 de julio de 2011– mientras la información era todavía algo confusa, una noticia de alcance del diario The New York Times atribuyó la autoría del coche bomba que estalló en el centro administrativo de la capital noruega a la desconocida organización islamista Ansar al-Jihad al-Alami que, al parecer, lo habría reivindicado mediante un comunicado. Aquel titular, procedente de los Estados Unidos, corrió como la pólvora y se coló en todos los informativos.

Para los miembros de inteligencia y de los cuerpos de seguridad del Estado, los conocimientos sobre un rearme de ETA venían de hace tiempo; para el resto de la sociedad la alarma saltó el pasado día 19 de junio, cuando Iñaki Domínguez fue detenido en la frontera italo-francesa portando materiales que había comprado susceptibles para la construcción de bombas. Anoche fue detenido en Dordoña, al suroeste de Francia, Oier Ardanaz, que intentó robar un coche pero fue sorprendido por sus propietarios, ante lo cual cogió el coche y huyó, pero en la fuga colisionó el vehículo y tuvo que ser asistido y hospitalizado. Los propietarios le retuvieron hasta la llegada de la policía, la cual constató que iba armado, que estaba acompañado por otro compañero que logró huir y que el autor pertenece a la banda terrorista.

Su posible traslado a la sociedad actual

 

altDon Quijote concibe la justicia penal partiendo de la bondad, la caridad, la misericordia y la compasión, lo que le lleva a percibir al delincuente más como una víctima que como un transgresor, de ahí su consideración del castigo de la conducta delictiva como algo inmerecido. Partiendo de esta premisa, el autor de este artículo analiza los posibles paralelismos que tiene en la sociedad actual esta percepción de Don Quijote.

El pasado martes, el edificio mas alto del mundo, el Burj Jalifa de 160 plantas y construido en 2010, vio como uno de sus trabajadores se tiraba desde la planta 147 del rascacielos a una altura de 828 metros cayendo al vacio e impactando brutalmente contra una terraza del piso 108.  El motivo de tan trágico desenlace no fue otro más que el rechazo de una empresa a la petición que el trabajador realizó para disponer de un día libre. El fallecido tenía 20 años y había nacido en el sur de Asia.